jueves. 24.06.2021 |
El tiempo
jueves. 24.06.2021
El tiempo

"Vengo muy tranquilo, las medidas se cumplen y no tengo ningún miedo"

El hospitalero Manuel López y el peregrino Sergio Troyano, junto al albergue, en la Escalinata Maior. VILA
El hospitalero Manuel López y el peregrino Sergio Troyano, junto al albergue, en la Escalinata Maior. VILA
El valenciano Sergio Troyano Mir inició la ruta en Ponferrada y ya está convencido de que este "no será el último" Camino para él

Al valenciano Sergio Troyano Mir su 34 cumpleaños le coincidió en Sarria. Tras cuatro días caminando desde Ponferrada recaló esta semana en la localidad lucense, en una peregrinación por el Camino Francés planificada unos meses atrás y con la que se muestra entusiasmado. 

"Es mi primer Camino y no será el último", asegura el joven, quien no se sintió condicionado por la pandemia a la hora de plantearse vivir esta experiencia. "Yo he pasado el covid. Vengo muy tranquilo, las medidas de seguridad se cumplen perfectamente y no tengo ningún miedo", explica. 

Sergio Troyano es uno de los primeros peregrinos que recibe esta temporada Casa Peltre de Sarria. Este albergue, regentado desde hace once años por Manuel López Vázquez, cerró el pasado mes de septiembre y no reabrió hasta esa misma semana, una situación impensable en cualquier otro Año Santo. La pandemia ha dado al traste con las expectativas que los hospitaleros tenían puestas en 2020 —los años anteriores al Xacobeo "suelen ser muy buenos"— y con respecto a este 2021 el sarriano tampoco se muestra por el momento muy optimista. 

"A ver si va arrancando para el mes de julio porque en junio no hay perspectivas muy halagüeñas. De cara al verano son regulares, tirando a bajo, por las reservas que vas teniendo", dice Manuel López, que en estos momentos trabaja en un 95% con reservas previas. 

El Camino Francés es el elegido por la mayoría de los peregrinos y Sarria —donde hay más de 80 alojamientos entre albergues, hoteles, pensiones, casas de turismo rural, viviendas turísticas y camping— sigue siendo el principal punto de inicio de esta ruta jacobea, de donde partieron 96.124 personas en 2019, lo que supone un 27,6% del total registrado ese año, según datos de la Oficina del Peregrino, unas cifras que de momento parecen todavía lejanas. 

"En estos meses el 60% eran peregrinos extranjeros y este año no están", dice el hospitalero sarriano Manuel López

"Yo creo que el venir con poca afluencia habrá gente a la que parará y otra a la que motivará", opina Sergio Troyano. En su caso, y al ser su primer Camino, no sabía lo que se iba a encontrar, pero considera un valor añadido poder recorrer la ruta "tranquilamente y sin masificaciones". "Se vive más", comenta el peregrino, quien, no obstante, reconoce los inconvenientes que supone para hospedajes, comercios, locales hosteleros y demás establecimientos que se nutren en gran parte del Camino de Santiago. 

Este valenciano se lanzó a la ruta con las motivaciones de "hacer deporte, conocer gente y disfrutar de la naturaleza y del paisaje, que es espectacular". "Hace tiempo que quería hacer el Camino. Pillé el billete en plena pandemia sin saber si iba a poder venir o no porque en mi comunidad no se podía salir, pero con la esperanza de que con el fin del estado de alarma nos dejaran", relata Sergio Troyano, quien es natural de la localidad de Burjasot y trabaja en el almacén de un supermercado. 

Camina solo, pero entabló amistad con un grupo de cinco o seis personas con las que coincide en su peregrinación. "Los pocos que hay haciendo el Camino nos juntamos ahora", señala el joven, a quien cuatro etapas le bastaron para confirmar que repetirá. De hecho, "ya lo tenía claro antes de venir", en una suerte de presentimiento sobre una experiencia que sabía que iba a ser especial. 

Como él, prácticamente todas las personas que recorren estos días el Camino Francés son españolas. "Entre finales de abril y principios de junio, el 60% de los peregrinos eran extranjeros y no están", confirma Manuel López, quien espera su regreso para disfrutar de una ruta segura. 

SEPARACIÓN Y AFOROS. "Los que vienen al Camino no lo hacen con miedo. Con la separación y las mascarillas no hay problema ninguno. Ya el pasado año no lo hubo en ningún albergue", recuerda el hospitalero, quien separó y suprimió camas por causa de la crisis sanitaria. 

Por ahora, y dentro de las restricciones motivadas por la pandemia, los albergues tienen limitada su ocupación al 30% del total, lo que en su caso supone solo siete plazas. "Espero que en poco tiempo den permiso para tener más gente porque vas a cualquier bar y en una terraza de diez metros cuadrados hay 40 personas", reflexiona. 

El hospitalero sarriano considera positiva la ampliación del Xacobeo al próximo 2022. "Creo que algo beneficia porque a la gente el Año Santo le llama. Además, ahora que arreglaron la catedral de Santiago, le quitaron el andamiaje y está tan bonita, esperemos que sí", concluye.


CAMINO FRANCÉS
Concellos: O Cebreiro, Triacastela, Samos, Sarria, Paradela, Portomarín, Monterroso y Palas, en la provincia.

► Longitud: Recorre 154 kilómetros en Galicia (161 en la variante de Samos). El kilómetro 100 está en Paradela.

Afluencia: En el año 2019 recibió 189.937 peregrinos, el 54,65% del total.

Aida Menéndez. SUSO MONTERO

"Hay interés por esta ruta, pero falta implicación pública y privada"

El conocido como Camino de Invierno, que parte de Ponferrada y tras atravesar la comarca de Valdeorras discurre por la Ribeira Sacra antes de llegar a Lalín, tiene tan solo cinco años de vida. El 16 de agosto de 2016 fue oficializado por la Xunta, si bien la asociación Camiños a Santiago pola Ribeira Sacra lo lleva reivindicando de forma insistente desde hace 22 años. 

La presidenta de este colectivo, Aida Menéndez Lorenzo, habla de un largo recorrido en el tiempo para que tomase cuerpo esta ruta y se visibilizase. Al respecto, señaló que se ha hecho mucho por parte del grupo al que representa en cuanto a divulgación y agradece los apoyos mostrados últimamente por las administraciones públicas, como es el caso de la Xunta, que ha destinado 1,2 millones de euros para señalizar y limpiar el camino o el otro millón destinado a construir un albergue de peregrinos en el palacio episcopal de Diomondi, en O Saviñao

También valoró las acciones de los ayuntamientos de A Pobra do Brollón y Chantada, que trabajan en la configuración de sendos albergues públicos. 

Con todo, Menéndez dice echar en falta una mayor implicación del sector privado, de los empresarios turísticos. No obstante, está convencida de que "en cuanto coja carrerilla nuestro camino será uno de los más recorridos". 

Camiños a Santiago pola Ribiera Sacra es una asociación que apenas dispone de recursos, pues incluso carece de local social. Toda esa ausencia de medios se suple con el trabajo de los socios, que no dudan en cuanto el peregrino contacta con ellos por teléfono o a través de las redes sociales para poder sellar su Compostelana en quedar con él en cualquier cafetería del centro de la ciudad para imponer el sello en su cartilla y escuchar su experiencia vital como caminante. 

"Esta ruta no está masificada. Es la ideal para los tiempos que corren y para aquellos que quieran encontrarse consigo mismo en un camino de espiritualidad y de comunión con la naturaleza", dice

PERFIL. Las personas que se deciden a hacer esta ruta, explica Aida Menéndez, suelen ser aquellos que han recorrido otras para llegar a Santiago. Son grupos organizados tutelados por una empresa y también algún que otro solitario que escapa "de la masificación de caminos como el Francés", añade la presidenta de Camiños a Santiago pola Ribeira Sacra. 

"El resultado es, según nos ha contado más de uno, una experiencia vital única, sobre todo atendiendo a la riqueza natural y paisajística de esta ruta", declara Aida Menéndez. 

Y es que, dice, ir caminando a lo largo de 70 kilómetros a orillas del río Sil y luego encontrarse en Belesar con el Miño antes de cruzar de O Saviñao a Chantada "no tiene precio para todos con los que hemos hablado. También hay que mencionar la sorpresa que se llevan con Monforte, con la ciudad, y el gran patrimonio cultural y artístico que atesora", señala la embajadora del Camino de Invierno. 

EXPLOSIÓN. Aida Menéndez está convencida de que este otoño será un antes y un después para el Camino de Invierno. Manifestó que hay una gran cantidad de grupos que han pedido información sobre la ruta para hacerla en esa época del año. 

También se ha mostrado convencida de que la vacunación masiva de la población facilitará que, en realidad, el 2022 sea "el verdadero Año Santo Xacobeo". Mientras eso sucede, Menéndez invita a todos a realizar esta ruta. Resalta que Galicia es una de las comunidades con menor incidencia de covid-19 de toda España, en especial la provincia de Lugo. 

La responsable de la asociación que impulsa el Camino de Invierno anima a la gente a que se sume a esta peregrinación pues "esta ruta no está masificada. Es la ideal para los tiempos que corren y para aquellos que quieran encontrarse consigo mismo en un camino de espiritualidad y de comunión con la naturaleza, sin olvidarnos de todo lo que tiene que ver con el patrimonio cultural".

CAMINO DE INVIERNO
Concellos: Pasa por Quiroga, Ribas de Sil, Brollón, Monforte (variantes por Sober y Pantón), O Saviñao y Chantada.

► Longitud: La parte lucense tiene 210 kilómetros.

► Afluencia: La media de caminantes se sitúa en un millar al año.

 

La Vía Künig, un trazado a la espera de ser ruta jacobea oficial 

La Vía Künig, ese ramal alternativo del Camino Francés que va desde la localidad berciana de Herrerías de Valcárcel a Lugo, coge fuerza. Los alcaldes de As Nogais, Becerreá, Baralla, O Corgo y Lugo, así como la asociación que promociona este recorrido, acordaron solicitar a la Xunta que haga oficial esta ruta jacobea.

Este trayecto recibe su nombre del monje alemán Hermann Künig, autor de la guía de peregrinos medieval que recoge este itinerario que se desvía del Francés para evitar la Costa da Faba y el Alto do Poio y escoge zonas más llanas desde Pedrafita. En Lugo enlaza con el Camino Primitivo. 

El convenio intermunicipal contempla actuaciones como el estudio, la creación de cartografía y la limpieza de este trazado bimilenario, por donde discurrió la calzada romana que unía Lucus Augusti con Asturica Augusta y que fue Camiño Real de entrada en Galicia desde Madrid.

"Vengo muy tranquilo, las medidas se cumplen y no tengo ningún miedo"
Comentarios