Trabajando por un Camino de Santiago más seguro

Amigos del Camino de Lugo y Guardia Civil buscan identificar y poner soluciones a los puntos más peligrosos de las rutas jacobeas ► En la provincia de Lugo han logrado mejorar la seguridad en medio centenar de lugares, pero aún queda trabajo por realizar
Un peregrino camina en solitario por la carretera de O Burgo, en Lugo. SEBAS SENANDE
photo_camera Un peregrino camina en solitario por la carretera de O Burgo, en Lugo. SEBAS SENANDE

Después de unos meses de julio y agosto donde más de 125.000 peregrinos llegaron a Santiago a través de las diferentes variantes del Camino, fueron muchos los que pasaron por alguna de las tres vías que recorren la provincia de Lugo. El Camino Francés sigue siendo el más frecuentado con casi 60.000 peregrinos, mientras que el Norte recibió más de 7.000, una cifra que el Primitivo estuvo a punto de igualar.

La Asociación Amigos del Camino de la Provincia de Lugo lleva varios años trabajando para mejorar la seguridad en los lugares más peligrosos de cada una de las vías jacobeas, con el objetivo de mejorar la experiencia de los peregrinos que recorren la provincia. Desde el año 2015, esta asociación ha documentado cerca de 75 puntos críticos distribuidos a lo largo del Camino Francés, Norte y Primitivo, logrando intervenir exitosamente en más de medio centenar de ellos.

Mejorar la señalización, limitar la velocidad e instalar bandas rugosas en zonas conflictivas son claves para la seguridad

"La mayoría de los puntos se fueron solucionando. Nuestro objetivo es denunciar los lugares más peligrosos para el peregrino y que se actúe en consecuencia", comenta Ángel Trabada, presidente del colectivo lucense y de la Federación Gallega de Amigos del Camino. "La instalación de bandas rugosas, la señalización o una reducción del límite de velocidad es lo más habitual", indica.

Ángel Trabada admite que aún queda trabajo por delante, en esa tarea de intentar eliminar los puntos críticos que aún hay en el Camino. Este imperativo cobra aún más fuerza debido al constante aumento del número de peregrinos que recorren la provincia año tras año. "Parece que tiene que haber una desgracia para empezar a tomar medidas", critica con un tono reflexivo, al tiempo que reconoce que, hasta el momento, la mayoría de las administraciones han respondido de manera positiva a sus peticiones.

Eliminar algunos cruces entraña más dificultad, ya que implicaría grandes obras o la habilitación de caminos alternativos

El presidente de la asociación lucense comparte la complejidad que entrañan ciertos lugares a la hora de buscar soluciones, ya que su resolución implicaría la realización de obras de envergadura, como la construcción de pasos subterráneos o elevados. Otra perspectiva que se baraja con seriedad es la creación de rutas alternativas que eludan las áreas de riesgo para los peregrinos, como el que intenta evitar la vía de O Burgo, a la salida de Lugo, que son "muchos kilómetros por carretera, con mucho tráfico". La alternativa que manejan desde Amigos del Camino es la habilitación de una ruta alternativa.

La metodología habitual para afrontar estas zonas peligrosas radica en la implementación de "acciones y ajustes de menor magnitud". En estrecha colaboración con la Guardia Civil, Amigos del Camino genera —in situ— informes referentes a los puntos específicos que requieren intervención. Estos informes son posteriormente canalizados hacia las autoridades competentes, con el fin de buscarles una solución.

Peligro en todas las vías de la provincia 

Las tres variantes del Camino que transcurren por Lugo cuentan con diferentes puntos negros que deben tenerse en cuenta. 

undefined
En la salida del Camino Francés en Sarria, se habilitó una ruta alternativa en la que el peregrino debe cruzar una vía de tren para, después, salir a la carretera Sarria-Paradela. EP

El Camino Francés es, por lo general, bastante seguro. A la salida de Palas de Rei, en la zona de Carballal en la N-647, existe un cruce peligroso. Dentro de la ruta, llama la atención la habilitación de un nuevo camino alternativo "sin justificación" a la salida de Sarria. Esta ruta implica cruzar las vías del tren y, posteriormente, el peregrino sale a la carretera general. 

undefined
Al realizar el Camino Norte, en San Xoan de Alba (Vilalba), el peregrino se ve obligado a realizar un doble cruce peligroso en la N-634, una vía donde los coches circulan a una velocidad alta. EP

En el Camino Norte hay varias zonas de cierto peligro, con algunos lugares donde hay que caminar por el arcén, un doble cruce peligroso en San Xoan de Alba, y la zona de Miraz, donde hay que caminar un buen rato por una carretera estrecha y con poca visibilidad. 

undefined
En la zona de O Piñeiral, llegando a A Fonsagrada, el peregrino que hace el Camino Primitivo debe cruzar hasta en dos ocasiones la LU-530, por un lugar con escasa visibilidad. EP

Además de la zona de O Piñeiral, llegando a Fonsagrada, el Camino Primitivo cuenta con un trayecto de más de una decena de kilómetros —entre Lugo a San Román da Retorta— que hay que hacerlos por una carretera con mucho tráfico.

Comentarios