viernes. 27.05.2022 |
El tiempo
viernes. 27.05.2022
El tiempo

"Tomeino con humor, pero estar entre catro paredes sen ver os teus é difícil"

María Santalla y Ángela González. EP
María Santalla y Ángela González. EP
Una chantadesa y una vilalbesa narran sus experiencias al reinfectarse con coronavirus

Ángela González | Chantadesa contagiada en dos ocasiones

Ángela González despidió el año 2021 de la misma forma que lo saludó, confinada y con un positivo en covid-19. Sin embargo, nada tuvo que ver el contexto del primer contagio con el del segundo, que le costó mucho más asumir. "Tomeino con humor, pero estar pechada entre catro paredes sabendo que os teus están ao outro lado e non podes ir con eles é moi difícil e duro", dice.

Esta joven de 21 años se infectó por primera vez el 27 de enero del año pasado. Entonces estaba pendiente de ingresar en un hospital para someterse a una operación de rodilla. En la pertinente prueba de coronavirus dio positivo. No tuvo síntomas y, según recuerda, los parámetros indicaban que tampoco tenía capacidad de contagiar, por lo que pudo hacer vida prácticamente normal.

"A segunda vez foi peor, porque estiven mala. Non tiven febre, pero si mocos, tos, dor no peito e cansazo", cuenta Ángela, quien precisa igualmente la fecha de su segundo contagio, el 12 de diciembre.

Ver más: Las reinfecciones se multiplican por siete en menos de dos meses

En el proceso, la cabeza juega su propio partido (nunca mejor dicho en el caso de Ángela, futbolista en la SD Chantada). "Realmente afectoume máis psicoloxicamente que fisicamente", afirma.

Recuperada, Ángela González espera no pasar más por el virus ni por las consecuencias que conlleva a efectos de tener que confinarse y sentir a los más queridos al otro lado de la puerta, pero sin poder abrirla para hacer algo tan simple y mundano como disfrutar de su compañía.

María Santalla | Vilalbesa infectada dos veces en 4 meses

En menos de cuatro meses la vilalbesa María Santalla ha tenido que superar a sus 21 años en dos ocasiones la infección por covid. La joven recuerda que la primera vez que contrajo la enfermedad fue en agosto del pasado año. "A miña parella comezou a ter febres altas e eu fixen un test de antíxenos no ambulatorio e din positivo", comenta y precisa que pasó la enfermedad "relativamente ben, só perdín o gusto pouco tempo e tiven que estar confinada 20 días".

Señala que achacó a la "mala sorte" contagiarse, pues siempre tomaba muchas precauciones, "e ademais, eu a pesar de ser nova, non saio moito". La joven confiesa que pensó que una vez superado el virus sería difícil volver a contraerlo pero su sorpresa vino cuatro meses más tarde, cuando en diciembre volvió a dar positivo y tuvo que pasar las Navidades confinada.

Afortunadamente en las dos ocasiones fue casi asintomática, pero asegura que la enfermedad sí que le ha afectado a nivel psicológico. "No meu caso tiven moita sorte en canto a síntomas, pero é moi duro a nivel psicolóxico. Estar illada lévase mal e a min cadroume por enriba ter que pasar o Nadal soa. Ademais sempre pensas: e se volvo contaxiarme? Ter que pasar polo mesmo varias veces desanima bastante", dice.

El covid también ha afectado al calendario de vacunación de la vilalbesa que solo ha podido ponerse una dosis. "En febreiro tocábame outra e non sei se poderei ir ao contraer o virus hai pouco", se pregunta preocupada.

"Tomeino con humor, pero estar entre catro paredes sen ver os teus...
Comentarios