lunes. 17.01.2022 |
El tiempo
lunes. 17.01.2022
El tiempo

Tomé y Arias se acercan a un acuerdo que garantice la unión de los socialistas

Arias y Tomé se estrechan la mano en una imagen de archivo. EP
Arias y Tomé se estrechan la mano en una imagen de archivo. EP
Ambos candidatos ceden ante la voluntad de evitar fracturas de los militantes y la nueva dirección gallega del partido

El PSOE lucense sellará la unidad antes del congreso provincial del próximo día 30. En el partido se da por ultimado un acuerdo entre José Tomé y Xosé María Arias que otorgará la secretaría general al presidente de la Diputación y evitará transmitir una imagen de fractura interna en un momento en el que el partido busca su relanzamiento tras la elección de Valentín González Formoso como líder gallego.

La voluntad de pacto entre los candidatos se conoció a las puertas del inicio de la campaña por el liderazgo del partido en Lugo, que debía arrancar este sábado, y garantizaría un deseo de acuerdo que existía en la cúpula de la formación en Galicia y también entre la propia militancia de la provincia, cansada de transmitir ante la opinión pública una imagen de división.

La entente entre los dos socialistas confirmaría el liderazgo de Tomé, presidente de la Diputación y alcalde de Monforte, pero incluiría también el reconocimiento de peso político al regidor de Castroverde, que podría pasar a tener más protagonismo en el organigrama interno de los socialistas lucenses e incluso dentro de la propia Diputación.

Arias, que actualmente es diputado de cooperación y asistencia a los concellos, podría recibir así nuevas encomiendas del presidente provincial, si bien eso podría obligarle a abordar cierta reorganización de su equipo en la Diputación.

En algunos ámbitos se especula incluso con que el regidor de Castroverde pueda asumir nuevas competencias en materia de vías y obras en el ente provincial.

En el partido apuntan que tanto los militantes que apoyaban la candidatura de Tomé como los que respaldaban a Arias eran favorables a un acuerdo y veían con recelo cualquier situación que pudiera abrir heridas internas, algo muy poco recomendable, y menos cuando los partidos lo que se centran ahora es empezar a preparar ya las elecciones municipales del próximo año.

La situación se veía como insólita en el partido, dado que los dos candidatos son partidarios de Valentín González Formoso

Pero se da también por hecho que la dirección gallega habría animado a la búsqueda de esa unidad. Esos pueden haber sido factores decisivos en el acercamiento de posturas entre dos políticos a los que se presupone, además, puntos de acuerdo, hasta el punto de que ambos apoyaron a Valentín González Formoso como líder del partido en Galicia.

En el partido se daba anoche como muy probable que entre este fin de semana y el lunes se acaben de cerrar los flecos del acuerdo, de modo que el congreso se convierta en una plataforma de lanzamiento del partido y no un escenario en el que unos puedan sentirse derrotados por otros.

Xosé María Arias, por su parte, reconocía que hay conversaciones y que todo es "posible".

Arias, que ha utilizado un lenguaje más duro en la precampaña, no ha sido tradicionalmente un hombre proclive a los pactos. Se ha visto en episodios anteriores del partido. Pero también Tomé ha reconocido en alguna ocasión el valor de ganar.

Sin embargo, la nueva etapa abierta en el partido en Galicia habría sido decisiva para la disposición de ambos candidatos a un acuerdo que permita dar estabilidad inmediata al partido.

Se resolvería también una situación un tanto anómala: el hecho de que dos partidarios de Formoso compitan entre ellos.

Lugo era la única provincia donde se daba esa situación, ya que en Ourense la pugna es entre dos caballeristas, mientras que en Pontevedra y A Coruña los candidatos representan las corrientes encabezadas por González Formoso y Gonzalo Caballero.

Una precampaña con tonos altos 
En la militancia se respiraban ganas de un acuerdo, dicen en el partido. Y esa ansia se ha visto reforzada tras una precampaña que no ha estado exenta de crispación, sobre todo por parte de Arias, que ha usado un tono duro para sostener que el partido estaría desatendido si el líder fuera Tomé, dada su responsabilidad como presidente provincial.

Avales. Ambos lograron reunir los avales para competir por el liderazgo. Tomé, de hecho, superó los 600, más del doble de los precisos.

Tomé y Arias se acercan a un acuerdo que garantice la unión de los...
Comentarios