a:1:{s:2:"es";s:255:"a:2:{s:2:"es";s:112:"El terremoto de 3,5 grados con epicentro en Taboada es el sexto más grave de lo que va de siglo en la provincia";s:2:"gl";s:107:"O terremoto de 3,5 graos con epicentro en Taboada é o sexto máis grave do que vai

Taboada fue el epicentro del temblor. IGN

El seísmo alarmó especialmente a vecinos de A Ulloa y Chantada, pero también se sintió en A Mariña, la Costa da Morte y las Rías Baixas ▶El Instituto Geográfico Nacional considera este episodio como "normal" y lo achaca a "acomodos" en la falla de Becerreá
 

Durante las últimas 24 horas, la provincia de Lugo volvió a registrar una intensa actividad sísmica. El mayor temblor se produjo a las 2.28 horas de este martes, cuando se detectó un movimiento con epicentro en Taboada de 3,5 grados en la escala de Richter y que fue percibido por numerosos vecinos, algunos de los cuales se llegaron a despertar por el "fuerte ruido". Se trata del sexto temblor más grave que se produce en la provincia en lo que va de siglo, aunque su magnitud se queda lejos de los 5,1 grados del registrado el 21 de mayo de 1997.

Posteriormente al terremoto de la madrugada de este martes, los sismógrafos del Instituto Geográfico Nacional (IGN) detectaron otras dos réplicas que no fueron percibidas por la población. La primera, también con epicentro en Taboada, a las 7.31 horas con una magnitud de 1,6 grados, mientras que la otra tuvo lugar a las 12.04 en Triacastela y su magnitud fue de 1,8. Este episodio sísmico se inició la madrugada del lunes, cuando se detectó otro temblor de 1,9 grados con epicentro en O Courel.

El seísmo del martes, que afectó principalmente a las comarcas de Chantada y A Ulloa, se sintió con nitidez en poblaciones como Taboada (nivel 4), Arzúa, Cacheiras y Chantada (nivel 3) y en Lugo, Vilalba, Sarria, Tui o Santiago de Compostela (nivel 2). También llegó a percibirse en localidades de A Mariña, la Costa da Morte y las Rías Baixas. De hecho, en los minutos posteriores al que se produjo el temblor, la centralita del 112 Galicia recibió varias llamadas de vecinos de Monforte, Guntín, Antas de Ulla, Cospeito, Oroso, O Saviñao y A Estrada, que aseguraron sentir como se movía el suelo, aunque en ninguno de estos lugares se llegaron a producir daños personales o materiales.

El Grupo de Emergencias Supramunicipal (GES) de Monterroso también recibió numerosas llamadas de vecinos de la zona que aseguraron "percibir un gran estruendo", aunque en ningún momento reclamaron su intervención.

Actividad sísmica. La provincia de Lugo registra una gran actividad sísmica, aunque la mayoría de estos temblores pasan desapercibidos para la población. Según datos de la Red Sísmica Nacional, desde el 21 de agosto del pasado año se contabilizaron un total de 23 terremotos en la zona, aunque sólo tres fueron percibidos por los vecinos y ninguno con tanta nitidez como el de este martes.

El IGN destaca que, en todo caso, el número de temblores que se producen en Lugo debe considerarse como "normal" y que es consecuencia de "acomodos" entre la falla principal situada en Becerreá —de unos 40 kilómetros de longitud— y otras secundarias que la rodean.

El sismólogo del IGN Javier Fernández Fraile afirma, en este sentido, que movimientos sísmicos como el de la madrugada del martes son "habituales" y que eso no significa que en la provincia haya "un riesgo especial".

Las estadísticas no hacen sino corroborar estas explicaciones, ya que en lo que va de siglo el del martes es el sexto terremoto más grave registrado. En este periodo, el seísmo de mayor intensidad fue el del 1 de octubre de 2011 con una magnitud de 3,7 grados y epicentro en Quiroga. En estos 18 últimos años hubo otros dos temblores que llegaron hasta los 3,6 grados. El primero de ellos, el 20 de mayo de 2001, también con epicentro en Taboada, y el otro el 16 de abril de 2017, en Triacastela. Con la misma intensidad que el registrado este martes, el 1 de enero de 2013 hubo otro en Baralla.

Estas cifras están, en todo caso, muy lejos de los 5,1 grados en la escala Richter del temblor del 21 de mayo de 1997 con epicentro en Triacastela y que, hasta ahora, es el más grave de todos los que han tenido lugar en la provincia desde que hay registros.

Aquellos días del mes de mayo de hace 21 años fueron especialmente intensos en lo que a actividad sísmica se refiere en la provincia, ya que a aquel terremoto le siguieron en los tres días siguientes casi medio centenar de réplicas. La mayor de ellas fue el 22 de mayo y llegó hasta los 4,9 grados, mientras que otras tres llegaron a superar los 4,3.

En este historial de los mayores terremotos registrados en la provincia desde que se iniciaron estas mediciones, destacan los que tuvieron lugar el 15 de febrero de 1979, el 29 de noviembre de 1995 y el 24 de diciembre de aquel mismo año, llegando todos ellos a los 4,6 grados.

Primeros datos Localizado en Monterroso y de 4,1 grados
 
Las primeras informaciones relacionadas con el seísmo de este martes localizaban su epicentro en Monterroso y establecían su intensidad en 4,1 grados, lo que lo hubiese situado como uno de los diez más graves desde el año 1995. El IGN revisó posteriormente estos datos, corrigiendo tanto la magnitud como el epicentro.

Proceso
Fernández Fraile explica que los datos iniciales son recogidos de forma automática y que posteriormente se corrigen según los análisis de los técnicos y de los datos obtenidos a través del cuestionario macrosísmico del IGN. En esta ocasión, 400 vecinos participaron en el mismo.