El programa RuralTIC acerca cada vez más el mundo de las nuevas tecnologías a la provincia

Cinco profesores están durante dos semanas en A Pontenova y Sober en un programa del Ineco cada vez más exitoso ► Los docentes aseguran que reciben mucho más de lo que dan por la calidad de vida en este tiempo lejos de una ciudad
undefined
photo_camera Los tres participantes del programa RuralTIC destinados en A Pontenova. EP

A Pontenova tiene estos días tres nuevos vecinos y Sober, dos vecinas. Estarán allí durante dos semanas. Son especialistas en nuevas tecnologías que participan en un programa del Ineco denominado RuralTIC según el cual abandonan durante un tiempo una ciudad, en este caso Madrid, para ir a un entorno rural y formar allí en su campo laboral, las nuevas tecnologías, a los vecinos interesados. Este programa gana adeptos a cada año que pasa, tanto entre los profesores que se ofrecen a participar como entre los ayuntamientos que quieren ser receptores de estos expertos en nuevas tecnologías, que este año prácticamente se duplicaron con respecto al anterior.

Uno de los participantes en este proyecto que afronta su segundo año impulsado desde el Ministerio de Transportes y Movilidad Sostenible es Víctor Mártil, quien está en A Pontenova y reconoce que su motivación para participar viene de la primera edición, a la que ya acudió "y me encantó". "Colaboro con la gente de un entorno rural que a lo mejor no dispone de tantas facilidades tecnológicas como tenemos en las áreas urbanas" y lo ve como "una forma de ayudar y colaborar para que los ciudadanos se aprovechen de nuestro conocimiento".

Su compañero Íñigo Muñoz espera que las enseñanzas que imparten perduren porque comenta que, al final, "les enseñamos cosas del día a día, como hacer trámites online o aplicaciones de mensajería instantánea. Cosas simples para aplicar directamente, nada complicado que luego no se pueda mantener en el tiempo". Cree que es importante porque cuestiones básicas como manejar el correo electrónico "es sencillo, se pueden quedar con lo más relevante y luego aplicarlo y sacarle partido".

Ellos son los que llevaron los equipos con los que trabajan y dicen no echar nada en falta en ese aspecto, pero tampoco "a otros niveles". "Nos habilitaron un aula en la casa de la cultura con buena conexión a internet. Lo que hay es suficiente y está bien dimensionado". Y los tres remarcan "lo bien que nos recibieron y lo bien que nos están tratando".

Su otro compañero, Diego López, se muestra contento "con la acogida de la gente que nos encontramos, porque el trato que nos dan está siendo muy bueno con todo el mundo".

En cuanto a sus vidas diarias ahora en A Pontenova, destacan que en su caso de lunes a viernes se meten en su labor del programa "pero los fines de semana nos gusta hacer rutas o ir en bici, y en A Pontenova tenemos muchísimo a donde ir y además hacerlo en un momento, algo que en Madrid es impensable porque necesitas muchísimo más tiempo para poder hacer algo así".

Ya en Sober, Ángela Arranz reconoce que "la ciudad me cansa un poco y ya me había marchado un poco del centro de Madrid. Estar en un pueblo me parece interesante para ayudar a gente interesada en aprender un poco sobre desarrollo tecnológico, porque es importante para ellos".

"Pero", añade, "sobre todo vivir esta experiencia. Yo había estado en Vigo, As Rías Baixas, en alguna zona de Lugo o Santiago, pero esta zona no la conocía. Cuando vi que podía venir a Sober, lo busqué y me encantó, y ahora que estoy aquí veo que la gente es muy cercana y que para ser un pueblo pequeño, aquí tienen muchísimas actividades".

Diferencias. Sobre su trabajo, explica que enseñan distintas herramientas, "unas más avanzadas que otras", pero dice que "hay cosas que crees que no van a saber, y te equivocas. Hay un trabajo detrás y eso se nota en las cosas que manejan cuando vienen a los cursos".

Su compañera en Sober Elvira Ureña recuerda que ya tenía buenas referencias del programa por los participantes anteriores "que decían que los trataban súper bien, y sí, desde luego que está siendo así".

En su caso, explican que la formación que imparten varía en función de si son vecinos o trabajan para la escuela de hostelería "porque las necesidades son totalmente diferentes y eso hace que el contenido también lo sea".

Las dos destacan que bajo su punto de vista el programa del Ineco está siendo un éxito ya desde su inicio el año pasado "porque el trabajo que hacen es muy bueno. El Ineco lo organiza muy bien y luego la acogida es muy buena. Desde luego lo que supimos de otros voluntarios coincide con lo que nos estamos encontrando. Todos quedaron encantados con la acogida y ahora vemos por qué".

Atractivos paisajes que también enganchan

undefined
undefined

La participación de los docentes en el programa RuralTIC del Ineco llega también porque les ofrece la opción de cambiar totalmente de aires. Las dos participantes en Sober destacan que no conocían la zona "y los paisajes son espectaculares. Cumplen nuestras expectativas de sobra".

Sergio Vázquez: "El programa dobló su alcance territorial"

El presidente del organismo denominado Ingeniería y Economía del Transporte, más conocido por el acrónimo de Ineco, Sergio Vázquez Torrón, destaca que el RuralTIC, pese a ir por su segunda edición, se está destapando como un gran éxito como muestra que "ya dobló su alcance territorial. En la provincia de Lugo, por ejemplo, pasamos de un municipio participante, a cuatro". Vázquez Torrón admite que esto le hace una ilusión especial en el caso de la provincia lucense "porque es mi tierra y porque incrementar la presencia de Ineco RuralTIC también significa acercar territorios gracias a la mejora de las habilidades digitales en la población".

Varios proyectos

El presidente de Ineco apunta que este programa es un paso más en su presencia en Lugo "donde actualmente ya contamos con una oficina en la ciudad y un equipo de cerca de 90 personas desarrollando varios proyectos locales". Entre ellos está la electrificación de la línea Monforte de Lemos–Lugo, "pero también trabajos descentralizados para otros puntos de España".

Comentarios