Las clases de Francés en el recreo tienen premio

Ana Dacal siguió con el idioma al ponderarle para la Abau, pese a no impartirse en Bac en Becerreá, y la docente le enseñó en horas libres
undefined
photo_camera Ana Dacal y su profesora de Francés, María José Liñares. SEBAS SENANDE

"'Je ne comprends pas' (No lo entiendo)" es la frase escogida por Ana Dacal entre las muchas que adornan las paredes del aula de Francés del instituto de Becerreá. Es su manera de exponerle a la Consellería de Educación la surrealista situación que vivió este curso, en el que recibió clases de Francés en el recreo y cuando sus horas libres coincidían con las guardias de su profesora.

Su objetivo era presentarse a las pruebas de acceso a la universidad, ya que esta materia común le ponderaba un 0,2, pero este idioma no se imparte en este centro desde tercero de Eso a segundo de Bac, al suspenderse por sorpresa en septiembre las clases de esta materia que contaban con menos de cinco alumnos. El departamento autonómico ni siquiera valoró que tenía una docente de Francés con plaza fija en el IES.

Cuando Educación aplicó la norma, esta estudiante becerrense no lo dudó y le añadió una una asignatura más al curso. "Tiña en mente cursar Francés pola ponderación que ten na na selectividade na miña rama de Ciencias Socais e Xurídicas", explica. La alumna se puso de acuerdo con la profesora y decidieron emprender esta aventura. Este ejemplo de compromiso educativo por parte de ambas dio sus frutos. Ana sacó un 8 en la Abau, "aínda que ela é unha estudante de 10", matiza la docente, María José Liñares Miras.

"Saiamos correndo no recreo dun edificio a outro para dar a clase e tiñamos que condensar en vinte minutos a materia. Outras veces explicáballe nas horas de garda", comenta Liñares, que este año vio limitada su labor a la enseñanza en primero y segundo de Eso. "Tivo que preparar a asignatura en horario extraescolar cando existía a posibilidade de facer un oco no horario normal", agrega.

EN DESVENTAJA. Ana Dacal, que estudia Francés desde que inició la Eso, se considera víctima de una situación "absurda. O sistema educativo debe ser unha ferramenta que fomente a igualdade, pero cada vez hai maior diferenza entre o medio rural e as zonas urbanas". Pese a ello, esta joven, que quiere estudiar Educación Infantil y no descarta seguir con el Francés como asignatura en el futuro, no cambió sus previsiones, ni se desmotivó.

El reto le sirvió a su profesora para rebelarse contra su decepción inicial. "Chorei amargamente cando me quitaron a maioría das clases. Non o entendín, sobre todo cando en optativas como Debuxo non aplican esa ratio dun mínimo de cinco alumnos e si nunha materia común como o Francés. Sentínme desprezada, aínda que o principal agravio é para os estudantes rurais. Están en desvantaxe cos mozos das cidades, como se fosen cidadáns de segunda", expone María José Liñares, quien agrega con ironía que "así é como se fomenta a aprendizaxe de linguas estranxeiras".

"É chocante que enchan a boca falando da España baleira, pero despois nos recortan cousas tan básicas como a Educación", destaca Ana Dacal, que siente que le quitaron "un dereito" por vivir en A Montaña. "Tiven que estudar unha asignatura máis e fóra de horario lectivo. Menos mal que non vou facer Tradución e Interpretación, como un compañeiro que tiven o ano pasado en Francés, aínda que el non marchou do centro por esta razón", precisa.

Dacal reconoce que "foi un curso complicado, pois xa segundo de Bac o é. Andar ás carreiras valeunos a pena, pero penso que con clases normais teria sacado mellor nota en Francés na selectividade". Su profesora la alaba porque «non baixou os brazos en ningún momento e mantivo a constancia, pese aos paus que lle puxeron nas rodas».

Comentarios