Lugo es la provincia española con mayor apoyo porcentual al PP por delante de Ourense

En cifras: Los populares logran el 50,35% del voto lucense, frente al 49,92% ourensano y el 47,03% de Salamanca ► Por municipios: Guntín otorga a Feijóo el mejor resultado provincial y Pedrafita lo logra para el PSOE en Galicia
Los populares lucenses celebran sus resultados la noche del domingo. VICTORIA RODRÍGUEZ
photo_camera Los populares lucenses celebran sus resultados la noche del domingo. VICTORIA RODRÍGUEZ

Lugo fue la provincia española donde obtuvo un mayor apoyo porcentual el PP, con un 50,35 de los votos emitidos, traducidos en 98.105 votos. Los populares lucenses superaron a los de Ourense, que alcanzó un 49,92% en otro de los graneros electorales de esta formación, con 90.185 sufragios. En el tercer lugar se situó Salamanca, con una 47,04%. En estas tres circunscripciones, con cuatro diputados, el PP consiguió tres actas.

La elevada participación registrada en Lugo hizo que todos los partidos subiesen en votos. El PP sumó 30.000 más que en noviembre de 2019, el PSOE cerca de 1.500 más, aunque se tuvo que conformar con un solo diputado, y el BNG pasó de quinta a tercera fuerza, por delante de Vox y Sumar, con 4.000 sufragios más.

mapa

Por municipios, Guntín pasa a ser el término lucense con más apoyo porcentual al PP, con un 67,73% y una subida del 10,44% sobre 2019 para sumar 1.249 votos. Releva por unas pocas décimas a Friol, que en esta ocasión logró el 67,31%, con una subida del 5,31% y 1.771 votos contabilizados. El municipio friolés queda en la tercera plaza al alcanzar Paradela el 67,40%, con 765 votos y un incremento del 6,88%. Los populares también superan el 67% en Carballedo. En términos cuantitativos, la capital de la provincia les otorgó el mayor empuje, más allá de los porcentajes, con una subida de 5.000 votos.

Pedrafita le otorgó su mejor resultado al PSOE en Lugo y en Galicia, con un 52,53% de los apoyos, con 332 votos. En otro pequeño municipio, Ribeira de Piquín, consiguió el 49,59% del voto. En A Fonsagrada y Negueira de Muñiz se impusieron al PP por una mínima diferencia.

El BNG se mantuvo como tercera fuerza en la mayoría de los municipios lucenses, con un especial protagonismo y una mayor distancia sobre Vox y Sumar en A Mariña, donde reside su candidato, Daniel Castro, y en Lugo capital.

Claves de campaña

El mérito del Partido Popular al cosechar tres diputados es mayor, si cabe, que en 2011, "xa que entón non existía Vox", según recordó este lunes su presidenta, Elena Candia. Entonces lograron un porcentaje del 58%. En esta ocasión, después de lograr 88.000 votos en las municipales, lograron 10.000 más el domingo.

El efecto Feijóo supuso una ayuda, pero quien diseñó la campaña de los populares demostró un minucioso conocimiento de la provincia a la hora de fijar la agenda de reuniones y actos que cubrieron los 67 municipios. Pero, lo más importante fue el trabajo de un equipo de candidatos que iniciaba la jornada a las 9.00 horas con desayunos de trabajo y terminaban más de doce horas más tarde un mitin. El apoyo de alcaldes y portavoces también fue vital.

La campaña giró en torno al cabeza de lista al Congreso, Francisco Conde, del mismo modo que la de los socialistas potenciaron a José Ramón Gómez Besteiro, El PSOE optó por actos de pequeño formato para aprovechar la empatía de su candidato, lejos del gran despliegue del PP.

Los resultados no fueron buenos para los socialistas, pese a la ligera subida, algo que achacan a la mayor concentración de voto útil en la derecha. Lo cierto es que perdieron en importantes poblaciones donde tienen alcaldías.

El BNG se esforzó por visibilizar los problemas de la Galicia interior, el eje Lugo-Ourense. Pese a su aceptable resultado se creen perjudicados por un voto útil que favoreció al bipartidismo.

Comentarios