Lugo no cuelga el cartel de lleno para el puente, pero crece la demanda

A Mariña y la Ribeira Sacra tienen las mayores reservas, en la capital se confía en el turismo de última hora y A Fonsagrada despunta
Luces y ambiente navideño en el centro de Lugo. XESÚS PONTE
photo_camera Luces y ambiente navideño en el centro de Lugo. XESÚS PONTE

Los hoteles de Lugo no cuelgan el cartel de completo de cara al puente de la Constitución, pero las expectativas son, en general, buenas. Hay confianza en las reservas de última hora, dado que el turismo que llega en estas fechas es de proximidad. Los turistas, mayoritariamente, llegan del resto de Galicia, de Asturias, Castilla y León y Madrid. A Mariña es la comarca con mejores expectativas.

La capital provincial

En Lugo, los hoteles hablan de una ocupación "media" al revisar las reservas para la semana próxima y Jacobo García Bobadilla, representante del sector en la Asociación de Empresarios de Hostelería, señala que a la capital llegan turistas buscando "luces, ambiente navideño y compras".

García Bodadilla explica, a la vez, que en el Méndez Núñez las reservas están "entre el 60 y el 70 por ciento". Dámaso López, del Mercure, dice que es un "puente de última hora" y por eso de momento solo se ha alcanzado una "ocupación media".

A Mariña

A MARIÑA, UN ÉXITO FUERA DE TEMPORADA.
A MARIÑA: UN ÉXITO FUERA DE TEMPORADA. En A Mariña la temporada alta siempre era el verano, así que los hosteleros están encantados con un giro que llena hoteles en diciembre y celebran que las reservas sigan pese a las previsiones de tiempo revuelto.

La comarca mariñana tiene las mejores previsiones de la provincia y las reservas están en una situación superior al 80%. Es un nivel alto para diciembre y, además, hay hoteles que han colgado el cartel de sould out, como el Palacio de Cristal de Burela, donde confirman que la mayoría de los clientes son del norte de España, "de Madrid para arriba". Los buenos datos se repiten de Viveiro a Foz o Ribadeo.

En el resto de la comarca hay muchos hoteles con reservas por encima del 80 por ciento y en el sector se explican en parte ese tirón en el hecho de que las estaciones de esquí siguen cerradas a estas alturas del año y muchos turistas han tenido que buscar alternativas para el puente.

Ribeira Sacra

RIBEIRA SACRA: LAS ESTRELLAS COTIZAN ALTO
RIBEIRA SACRA: LAS ESTRELLAS COTIZAN ALTO. Los alojamientos más demandados son los hoteles de cuatro y cinco estrellas, con un 85% de ocupación, seguidos por las viviendas turísticas, con un 70%, y los alojamientos rurales, con el 68%.

Sin estar tan disparada la demanda, hay otras zonas donde la reserva de plazas genera buenas expectativas. El consorcio de turismo de la Ribeira Sacra está satisfecho con las previsiones y se apunta que en la zona, desde el miércoles al domingo, la ocupación será del 74%, lo que supone un aumento del 16% respecto al año pasado.

Los alojamientos más demandados son los hoteles de cuatro y cinco estrellas, con un 85,38% de ocupación, seguidos por las viviendas de uso turístico, con un 70%. El turismo rural también experimenta un crecimiento notable, pasando de un 48,40% en 2022 a un 68,40%. Se confía en que las reservas de última hora mejoren aún más los datos.

Sarria

SARRIA: EL TIEMPO GENERA PERJUICIOS
SARRIA: EL TIEMPO GENERA PERJUICIOS. Diciembre es tradicionalmente un mes de baja ocupación en Sarria, por más que algún peregrino siga llegando. Pero, además, el sector cree que este año la sucesión de mal tiempo ha enfriado aún más las reservas.

Hay más pesimismo en la comarca sarriana. Los hoteleros de Sarria pronostican un puente "muy flojo", ya que el porcentaje medio de reservas para estos días es del 30% en el mejor de los casos, por lo que incluso algunos hoteleros han reducido la plantilla.

No obstante, reconocen, la tasa de ocupación es similar a la de otros años, y es que el puente de diciembre "no es época fuerte en Sarria", como tampoco lo es el mes de diciembre en general.

A Terra Chá

En tanto, en la comarca chairega aprecian que la meteorología adversa no siempre tiene que ser un hándicap a la hora de disfrutar de las vacaciones, y así lo confirman desde el hotel spa Attica21 de Santaballa (Vilalba), donde hay grandes previsiones para estas fechas. Ya están al 95% y confían en llegar al lleno.

A la oferta chairega también acaba de sumarse el Iberik Gran Balneario de Guitiriz & Golf, que en su primer puente de diciembre desde la reapertura cuenta con un 65% de reservas y estima que alcanzarán al menos el 80% en los próximos días.

A Montaña

En esa zona la situación es muy dispar. En A Fonsagrada hay un lleno total gracias a A Foliada, cuyo tirón llena también hoteles en las localidades más próximas. Sin embargo, en O Cebreiro no se respira tanto entusiasmo y, aunque siguen llegando visitantes y peregrinos, aprecian que el tiempo pasa factura a las reservas, pero a la vez reconocen que si hubiera nieve habría lleno garantizado.

El clima empuja cambios de gran calado en el mercado del turismo que afectan a Lugo

Llega el puente de la Constitución y no hay nieve en las estaciones de esquí, lo que obliga a miles de personas a buscar alternativas para estos cinco días de descanso. Es solo una de las caras de los efectos que los cambios en el clima están provocando en el sector turístico. 

Este pasado verano el norte se saturó más que nunca como consecuencia de unas olas de calor que perjudicaron al área mediterránea, de la que muchos turistas huyeron para escapar de unas temperaturas insoportables. Fue ese un retrato de lo que le espera al mercado turístico, que en Galicia podría salir especialmente reforzado en verano. 

Así, una encuesta reciente en varios países europeos ya mostró una caída acelerada del número de turistas europeos dispuestos a viajar al área mediterránea entre junio y noviembre. A esas zonas, los viajeros llegarán en temporadas en las que el tiempo sea más clemente. Se vio ya el pasado verano. Pero el aumento de viajeros en Lugo no se limita ya a la temporada estival.

El clima empuja cambios de gran calado en el mercado del turismo que afectan a Lugo

Llega el puente de la Constitución y no hay nieve en las estaciones de esquí, lo que obliga a miles de personas a buscar alternativas para estos cinco días de descanso. Es solo una de las caras de los efectos que los cambios en el clima están provocando en el sector turístico. 

Este pasado verano el norte se saturó más que nunca como consecuencia de unas olas de calor que perjudicaron al área mediterránea, de la que muchos turistas huyeron para escapar de unas temperaturas insoportables. Fue ese un retrato de lo que le espera al mercado turístico, que en Galicia podría salir especialmente reforzado en verano. 

Así, una encuesta reciente en varios países europeos ya mostró una caída acelerada del número de turistas europeos dispuestos a viajar al área mediterránea entre junio y noviembre. A esas zonas, los viajeros llegarán en temporadas en las que el tiempo sea más clemente. Se vio ya el pasado verano. Pero el aumento de viajeros en Lugo no se limita ya a la temporada estival.

Comentarios