domingo. 21.07.2019 |
El tiempo
domingo. 21.07.2019
El tiempo

La lucha en el PSOE por la Diputación abre el paso al control provincial del partido

Tomé y Campos, el domingo en Ribas de Sil. L.A.R
Tomé y Campos, el domingo en Ribas de Sil. L.A.R

Campos cuenta con el apoyo de la dirección lucense y la candidatura de Tomé puede ser la oportunidad de Caballero para hacerse con Lugo

La lucha que se avecina entre el alcalde de A Pontenova y actual presidente de la Diputación, Darío Campos, y el regidor de Monforte, José Tomé, no es solo por la presidencia de una institución que tiene una gran influencia sobre todo el territorio sino que detrás de ella hay una lucha por el control del partido en Lugo.

Al frente del PSOE en la provincia está Álvaro Santos, hombre que procede del llamado besteirismo, un sector que desde la sombra sigue muy de cerca todos los movimientos en el socialismo gallego y que no dio su apoyo al actual secretario general del PSdeG, Gonzalo Caballero, cuando este compitió en primarias por la dirección del partido.

Posteriormente, fue Santos quien se vio privado del apoyo del aparato gallego para hacerse con la secretaría provincial —para la que Caballero llegó a impulsar una candidata alternativa— y desde entonces Lugo y Santiago escasamente mantienen las formas y casi podría decirse que reman en sentidos opuestos.

El aparato provincial no apoyó a Caballero en sus primarias y después el líder del PSdeG tampoco hizo lo propio con Santos

En la designación de candidatos para las elecciones generales, las ejecutivas autonómica y federal impusieron su criterio y, en la campaña de las municipales, Lugo vio poco apoyo del partido, teniendo en cuenta que era una de las dos únicas ciudades donde el PSOE gobernaba y había mucho en juego, no solo por la capital sino por la Diputación. En Vigo, el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, estuvo dos veces en un mes. El PSOE mantuvo la ciudad y la Diputación y obtuvo muy buenos resultados en muchos lugares de la provincia, pero en el cómputo general bajó apoyos y cedió un diputado en favor del BNG.

Esta circunstancia podría jugar en contra de los intereses de Santos y su gente, que apoyan al actual presidente de la Diputación, mientras que la candidatura de Tomé sería bien vista por Caballero —aunque de momento este asegura que no ha tomado ninguna decisión— y puede que también por Ferraz. El regidor de Monforte tiene buena relación con Pedro Sánchez, quien en 2017 viajó a Lemos para agradecerle su apoyo en las primarias, y también con Caballero, según recordó él mismo el domingo. "Estou plenamente comprometido co secretario xeral do PSOE e tamén co secretario xeral dos socialistas galegos", recalcó Tomé al anunciar su puesta «a disposición» del partido para presidir la Diputación.

Tomé dice que es pronto para empezar a hablar de equipo y Campos guarda silencio sobre el paso al frente del regidor de Lemos

Tomé asegura que "moitos compañeiros, alcaldes e voceiros" le han animado a dar el paso, pero todavía no enseña sus cartas y rechaza explicar con qué equipo le gustaría trabajar en el gobierno provincial. Sin embargo, quienes conocen a Tomé y a Caballero apuestan muy poco o nada a que pueda llegar a haber un acuerdo entre ambas facciones. "Sería o escenario ideal", afirma alguna voz socialista que cree que Tomé no es hombre de segundas filas y que Campos está legitimado para repetir tras hacerse cargo de la Diputación en un momento crítico y tras vivir cuatro años muy complicados, pese a lo cual logró sacar adelante proyectos y presupuestos, lo que no consiguieron otros gobiernos en minoría.

"LIMPIEZA". En el partido hay quien cree que esta podría ser para Caballero una oportunidad de hacer limpieza y de tomar el control de la provincia cuando falta poco más de un año para las autonómicas. Aunque también hay quien considera que la maniobra, si la hubiera, puede acabar teniendo coste para él en un momento en el que se cree que el PSOE tiene opciones reales de volver a gobernar la Xunta. "A manobra das eleccións xerais xa lle tivo custo orgánico", afirman otras voces. Electoralmente no fue así y el PSOE casi dio el sorpasso al PP en la provincia, aunque en ello habrían influido muchos factores.

Hasta que el día 15 se constituyan las corporaciones locales no comienza la fase de confección de las diputaciones y Tomé se agarra a eso para guardar silencio sobre los pasos que estaría dando de cara a sumar apoyos y a formar equipo. Campos, por su parte, ya avanzó la semana pasada que su idea era seguir contando con el alcalde en funciones de A Fonsagrada, Argelio Fernández, como vicepresidente y de incorporar a la regidora de Viveiro, María Loureiro. Su equipo informó ayer de que continúa con su hoja de ruta, reuniéndose con alcaldes y concejales en busca del consenso, y de momento sigue sin pronunciarse sobre el paso al frente que dio Tomé.

La lucha en el PSOE por la Diputación abre el paso al control...
Comentarios