domingo. 05.04.2020 |
El tiempo
domingo. 05.04.2020
El tiempo

José Tomé marca los tiempos

A la izquierda, José Tomé y Maite Ferreiro junto al cronómetro instalado en el salón de plenos de San Marcos. SEBAS SENANDE
A la izquierda, José Tomé y Maite Ferreiro junto al cronómetro instalado en el salón de plenos de San Marcos. SEBAS SENANDE
El presidente de la Diputación dejó claro en su primer pleno, pedido por el PP sobre residencias, que será estricto con los turnos y los cronometrará. Reiteró que abrirá los 18 centros prometidos

La primera sesión plenaria de la Diputación presidida por José Tomé Roca estuvo marcada por una tónica ya olvidada en la institución: el respeto por las formas y los turnos de palabra. Una pantalla con un cronómetro presidiendo el salón de San Marcos para que nadie se excediese en su intervención auguraba una sesión muy distinta a las vividas en los últimos tiempos. El nuevo presidente quiso dejar claro desde el primer pleno extraordinario -solicitado por el PP para aclarar el futuro de las residencias- que será estricto con los turnos.

El monfortino afeó a los populares que no respetasen el tiempo de cortesía de cien días pidiendo la sesión "só 22 días despois de tomar posesión e sen que tivera acontecido nada extraordinario".

En un pleno que duró escasos 60 minutos, Tomé Roca fue contundente contra la portavoz del PP, Elena Candia, cuando esta expresó su "preocupación" por la supuesta intención del ejecutivo de "non cumprir os acordos adquiridos" con las residencias. "A vostede gústalle xogar no terreo embarrado, pero a min non, gústame o xogo limpo e de calidade. Manipulou a información, pero os rexedores e veciños poden estar tranquilos porque cumpriremos os compromisos, como xa dixemos", aclaró el socialista, quien desmintió a la popular, que lo culpó de "romper acordos" en este sentido. "Nós nunca dixemos iso e vostede quixo enganar e facer dano político", aclaró el presidente.

Candia acusó al actual ejecutivo de querer "convertir en papel mollado" el trabajo de los anteriores mandatarios, los también socialistas Darío Campos y José Ramón Gómez Besteiro. Tomé fue tajante y dijo que el gobierno "non dará voltas á noria na que nos quere meter", manifestando su apuesta "firme" para la construcción de los 18 centros anunciados.

El presidente marcó los tiempos en todo momento e incluso le retiró la palabra a Candia cuando esta la tomó "sen pedir permiso". "Antes deixaríanlle, pero agora non. Non pode darlle ao botón e falar cando vostede queira", le espetó y advirtió a la popular de que "isto cambiou, mudou a película que se estaba proxectando nesta casa, vostede xa non é a actriz principal, agora hai outros actores que só teñen interese en traballar para os lucenses e polo prestixio desta institución".

José Tomé tildó a Candia de "atrevida" al acusarlo públicamente de dar un "golpe de estado" en el seno de su partido para llegar a la Diputación. "Fóiselle a olla e meteu a pata de xeito brutal, polo que esixo que retire ese exabrupto impropio, aínda que sei que non o vai facer. Se hai alguén aquí que da golpes de estado é vostede, como fixo co seu partido en Monforte", indicó Tomé en referencia a la portavoz popular en el pasado mandato, Julia Rodríguez Barreira, que no concurrió como candidata a las últimas municipales.

Por último, alentó al PP a hacer una oposición constructiva. "En política non vale todo, tranquilícese e sexa útil para a provincia".

CENTROS DE MAYORES. Respecto a las residencias, tanto la portavoz del gobierno, Pilar García Porto, como el del BNG, Efrén Castro, reiteraron que la Diputación seguirá adelante con los centros comprometidos, "pero non adquirirá ningún máis, como defendemos sempre". Recordaron además que buscarán el diálogo y colaboración institucional "pois a responsabilidade de impulsar este servicio é da Xunta de Galicia".

Al final del pleno extraordinario, los diez diputados socialistas y los tres nacionalistas votaron en contra de los argumentos presentados por los doce populares.

José Tomé marca los tiempos
Comentarios