sábado. 15.08.2020 |
El tiempo
sábado. 15.08.2020
El tiempo

Los hospitales privados facturan unos veinte millones, de los que el Sergas aporta casi siete

El sanatorio de Ollos Grandes. SEBAS SENANDE
El sanatorio de Ollos Grandes. SEBAS SENANDE
La provincia concentra el 12 por ciento de las camas de las que la sanidad privada dispone en la comunidad

Los hospitales privados de Lugo suman una facturación conjunta de 19 millones de euros, de los que 8,5 corresponderían al sanatorio Nosa Señora dos Ollos Grandes y 10,5 a Hospital Polusa, según datos de 2018. Cada uno de ellos recibe alrededor de 3,3 millones de euros anuales del Sergas, en virtud del convenio de derivación, que se mantendrá invariable en los próximos tres años.

Lugo y Ourense -las dos únicas provincias gallegas en las que no hay por el momento ningún hospital privado en manos de uno de los grandes grupos que ya operan en la comunidad- son también en las que la sanidad privada tiene menos peso. De las camas que esta tiene disponibles en Galicia, el 42% se concentran en la provincia de A Coruña y el 33% en la de Pontevedra, mientras que en Lugo cuenta con el 13% y Ourense, con el 12%, según el informe de Asociación de Hospitales de Galicia (Ahosgal), la patronal de la sanidad privada.

Un cirujano no puede intervenir en la privada a un paciente derivado de la pública o incumpliría la ley de incompatibilidades

Por ese motivo, muchos expertos insisten en que si finalmente un gran grupo de hospitales entra en la provincia de Lugo -haciendo efectiva la compra que está negociando Ollos Grandes- lo haría con el objetivo fundamental de introducirse al fin en este mercado o de conseguir una posición estratégica de cara a otras operaciones futuras más que atraído por el volumen de negocio. Es verdad que cada vez más lucenses cuentan con un seguro privado, pero siguen siendo pocos en comparación con otros lugares donde esas pólizas cuentan con más predicamento.

SEGUROS. Se percibe también un crecimiento de la suscripción de seguros de bajo coste, de forma que el conjunto de asegurados aumenta pero la cobertura a la que tienen acceso, no. Puede que haya más pacientes con póliza privada, pero también que esas pólizas son mucho más restrictivas que otras: sin recoger la posibilidad de un ingreso hospitalario, por ejemplo.

Por tanto, no está ahí el nicho de negocio de los hospitales privados. Los dos centros lucenses han ido sumando servicios en los últimos años con el objetivo de atraer a nuevos grupos de pacientes. En el caso de Polusa, la unidad de atención a mayores resultó de interés para muchos usuarios y tiene gran importancia en su actividad la cobertura de seguros deportivos y de accidentes laborales.

Ollos Grandes anunció, cuando presentó públicamente a la nueva gerencia, su intención de poner en marcha una unidad multidisciplinar de cirugía bariátrica, que asumirá operaciones de obesidad.

Este centro cuenta con unos 45 médicos que ejercen en sus instalaciones y Polusa, unos 50. Los hospitales privados cuentan con personal facultativo con el que mantienen heterogéneas relaciones laborales. Por un lado, tienen médicos en plantilla. En el caso de Ollos Grandes, por ejemplo, serían una decena, entre los de Urgencias, Medicina Interna y Traumatología. Otros son contratados para hacer actividad concertada, de forma que no pueden ser facultativos que ejerzan en la sanidad pública. Un cirujano no puede intervenir en la privada a un paciente derivado de la pública o incumpliría la ley de incompatibilidades. Otros simplemente alquilan una consulta o un quirófano en el hospital para ejercer su actividad privada.

El sanatorio registra unos 1.800 ingresos anuales y unas 13.000 urgencias, mientras que Polusa tuvo el año pasado 19.000 hospitalizaciones, un número elevado en gran medida por la actividad de la unidad del mayor.

Los hospitales privados facturan unos veinte millones, de los que...
Comentarios