Ganaderos de Suprema piden cambios en la PAC y amenazan con movilizarse

Dicen que con el régimen de ayudas que quiere implantar la Xunta en 2023, cada explotación podría perder un 23% del importe económico  ► También exigen soluciones ante los bajos precios
                      Ganaderos de Suprema, en una protesta el pasado enero en Oviedo.
photo_camera Ganaderos de Suprema, en una protesta el pasado enero en Oviedo. EP

La Asociación de Gandeiros Galegos da Suprema, creada poco antes del inicio de la pandemia y que en la actualidad suma ya más de 600 socios, solicita a la Xunta "modificacións" en la PAC y amenaza con movilizaciones ante el aumento de los costes de producción y los bajos precios del mercado.

Este colectivo ya ha hecho llegar de forma oficial sus quejas a la Consellería do Medio Rural, "que aínda está a tempo de facer as modificacións necesarias no regulamento das axudas PAC e evitar así unha discriminación das explotacións de carne fronte ás de leite", explica Santiago Rego, presidente de Gandeiros Galegos da Suprema.

Los ganaderos integrados dentro de esta marca, cuyo producto supone una referencia de calidad dentro de la IXP Ternera Gallega, explican que, después de varios años en los que las ayudas por vaca nodriza estuvieron congeladas, con el nuevo régimen aún cobrarían menos "ata o punto de que cada explotación de carne podería perder ata o 23% do importe económico que recibía", asegura Santiago Rego, quien también alerta de que este hecho podría suponer "a sentenza de morte do sector en Galicia", siendo Lugo la provincia que concentra un mayor número de este tipo de ganaderías.

Estas pérdidas económicas serán todavía más palpables en el caso de ganaderías de carne que no se encuentren en zonas de montaña. Esto se debe a que el nuevo reglamento de la PAC establece la retirada del pago por zona de limitaciones naturales, sin que los afectados tengan derecho a ningún otro tipo de compensación económica. Por el contrario, en el caso del vacuno de leche, estas ayudas no solamente se mantienen sino que se incrementan en un 30% en la línea asociada al pago por vaca.

Así, con esta nueva fórmula de reparto de las subvenciones, los ganaderos de leche recibirán 157,96 euros por vaca nodriza en zonas de no montaña y de 181,66 en animales de explotaciones establecidas en zonas montañosas. Por el contrario, según denuncian desde Galegos de Suprema, las explotaciones de carne seguirán cobrando 90,25 euros por vaca nodriza, "unha cantidade exactamente igual, xa que non recolle nin a suba do IPC, que na PAC de 2015", según explica Rego.

Los ganaderos de ternera suprema también se quejan de que de que a pesar del plus de calidad que tiene su producto, apenas hay una diferencia clara en el precio de mercado y el consumidor tampoco tiene claro cómo identificar una carne de otra.

Santiago Rego asegura, en este aspecto, que en la foto siempre sale el ternero pastando, "pero moita desa carne prodúcese en extensivo". Es por eso, que pide una mayor diferenciación entre las marcas Suprema y la Ternera Gallega normal, con el fin de que el consumidor tenga una mejor información sobre lo que está comprando.

Precios. En cuanto a precios, los ganaderos de Suprema sostienen que aunque la Administración marcó un mínimo de origen de 6,20 euros por kilo, los productores siguen recibiendo entre 5,50 y 5,60, por lo que exigen que se cumpla con la ley de cadena alimentaria, que prohíbe vender por debajo del precio de coste.

Es por todos estos motivos que el colectivo está pensando en organizar movilizaciones para este mes de diciembre, similares a las que protagonizó a principios de año. "O obxectivo é dar a coñecer a toda a cidadanía as dificultades que atravesamos", señala Rego.

Comentarios