domingo. 07.06.2020 |
El tiempo
domingo. 07.06.2020
El tiempo

Los fotógrafos infantiles no logran completar todas las exigencias del coronavirus

María José Villarino, en una de sus sesiones de fotos con un recién nacido. AEP
María José Villarino, en una de sus sesiones de fotos con un recién nacido. AEP
La ribadense María José Villarino asegura que es "imposible" trabajar sin manipular a los niños recién nacidos y con todo el equipo

Los fotógrafos están sufriendo un calvario y, dentro de ellos, hay varias formas de sobrevivir en un oficio que se les está complicando. Los especializados en niños pequeños y recién nacidos lo tienen tan difícil que aseguran que prácticamente les resulta imposible cumplir con todos los requisitos que deben cumplir porque apenas les dejan margen para poder trabajar. 

La ribadense María José Villarino lleva ya unos años especializada en fotografía de recién nacidos y dice estar "moi preocupada" por su futuro porque apunta que está atenazada por multitud de problemáticas: "Estásenos pedindo unha soa sesión diaria", explica, "e logo o atrezzo que usamos ten que estar 48 horas ventilando sen poder empregarse no caso de que non se poida lavar. Hai cousas moi complicadas de xestionar, como por exemplo as rodas dos carros. Agora normalmente eu póñolles eses gorros de ducha que tiña gardados de antes". 

Al margen de tener que desinfectar mucho más, algo que da por descontado, añade que "temos o grave problema da pantalla de plástico que temos que empregar, porque resulta que nos dificulta o enfoque coa cámara e distorsiona moito a cor da fotografía. Ese un problema serio". 

Villarino trata de salvarse de momento con cartas para fábricas, mueblerías y restaurantes

En su caso es frecuente que realice fotos a neonatos. Cuenta que "temos que traballar a 26 grados de temperatura. Eso, co Epi, a toalla... É un inferno para poder traballar cuns mínimos, e eso que xa emprego roupa o máis axeitada posible para que me dea moi pouco calor". 

Al margen de eso ella, que trabaja en Ribadeo, se encuentra con problemas como el cambio de comunidad autónoma "porque eu traballo moito en Asturias. Estannos pedindo un certificado coa data do parto para poder desprazarnos aos domicilios xa que os pais non poden vir a Ribadeo". 

OTROS PROBLEMAS. Además, Villarino habla de problemas más genéricos vinculados al sector, como "tentar conseguir que se volvan facer fotos de carné, porque de momento non podemos contar con ningunha comunión e vodas... xa veremos. Pero ata o 10 de xuño, o máis seguro é que non". A ello añade limitaciones como que "en exteriores non se pode traballar a menos que a quen lle fas fotos sexa modelo profesional, e esa situación non se dá". 

De momento, trata de salvarse con "cartas para fábricas, moblerías e restaurantes. Eso é no que me movo eu e o resto".

Los fotógrafos infantiles no logran completar todas las exigencias...
Comentarios