sábado. 24.10.2020 |
El tiempo
sábado. 24.10.2020
El tiempo

Un castro en el ojo del huracán

Vista del castro de Chao de Samartín. EP
Vista del castro de Chao de Samartín. EP
Casi un centenar de arqueólogos y museólogos españoles y extranjeros se oponen al proyecto de restauración del castro de Chao Samartín, en Grandas de Salime. El Principado y el Ayuntamiento defienden la viabilidad del proyecto

La restauración del castro Chao de Samartín, en Grandas de Salime, ha suscitado una enconada polémica. Casi un centenar de expertos nacionales e internacionales en arqueología y restauración demandaron a las administraciones central y regional la paralización cautelar del proyecto de reconstrucción, que se prevé iniciar este año, con una inversión de 740.000 euros.

Firman el escrito catedráticos y profesores de universidades europeas y norteamericanas y directores de museos arqueológicos. Los estudiosos advierten de las consecuencias que podrían tener las obras de consolidación sobre esta ciudad fortificada, declarada como castro desde 1967 y como Bien de Interés Cultural en 2014. Destacan su "extraordinaria relevancia" para el conocimiento de largos periodos de la Prehistoria reciente y la más temprana antigüedad en el noroeste de la Península. 

El entramado urbano del castro presenta evidencias constructivas "únicas" para el estudio de las culturas castreñas, entre las que figuran cabañas de piedra de la Edad del Bronce. Este factor facilita una "valoración diacrónica de los procesos sociales y culturales a lo largo de casi dos milenios", según se indica en el informe del Consejo Internacional de Monumentos y Sitios (Icomos), dependiente de la Unesco.

Los firmantes del escrito reclaman la suspensión cautelar del proyecto mientras no se disponga de documentos preceptivos soslayados en el procedimiento y señalados por Icomos "como instrumentos esenciales para garantizar la protección integral del yacimiento". En concreto, solicitan el informe de impacto medioambiental, por su condición BIC, y el informe de impacto patrimonial, por tratarse de un bien inscrito en la Lista de Patrimonio Mundial de la Unesco.

El Principado señala que se recogieron sugerencias y otras se aplicarán durante las obras y el alcalde ve "opiniones sesgadas"

Los expertos piden que se atienda el dictamen emitido por Icomos, en el que se recomienda "encarecidamente la refacción total de la propuesta presentada, atendiendo a los criterios apropiados de conservación referidos por la normativa nacional e internacional". También se demanda el concurso en el proyecto de profesionales de la conservación y de arqueólogos conocedores de todos "los condicionantes científicos del sitio".

DEFECTOS DEL PROYECTO. La reacción de la comunidad científica internacional obedece a su oposición a la reconstrucción aplomada de muros afectados por el terremoto que dañó seriamente este importante enclave en el siglo II, cuando contaba con 800 años de existencia. El castro fue abandonado durante la dominación romana.

Los científicos que rubrican el escrito también se oponen a la recreación de una de las murallas de la ciudadela, a la construcción de una pasarela sobre el enclave y a la creación de un centro de interpretación en el entorno.

El Consejo de Patrimonio de Cultura del Principado incorporó al proyecto de consolidación del castro del Chao Samartín las modificaciones planteadas por el Ministerio de Cultura. Estos cambios se llevarán a cabo durante la ejecución de las obras y responden a la revisión del proyecto efectuada por el Instituto del Patrimonio Cultural de España (IPCE), dependiente del ministerio, así como por otros organismos como Icomos España.

Entre otras prescripciones que se incorporan al proyecto, también se valorará escalonar la excavación del foso por la zona menos visible

Las prescripciones aprobadas por Cultura incorporan todas las propuestas del IPCE y del arqueólogo, así como una mayoría de las observaciones aportadas por Icomos. De acuerdo a la revisión del proyecto, no se reconstruirá el muro oeste de la plaza, sino que se procederá a la consolidación de la ruina existente, de modo que se conservarán los elementos clave que permiten sostener las diferentes hipótesis sobre la ruina histórica de este muro.

Entre otras prescripciones que se incorporan al proyecto, también se valorará escalonar la excavación del foso por la zona menos visible, en vez de a través de la rampa proyectada, y la cimentación de los muros se reforzará, cuando técnicamente sea posible, en base a materiales procedentes del propio yacimiento.

OBRAS. El convenio de colaboración suscrito entre la Consejería de Cultura y el Ayuntamiento de Grandas de Salime para realizar estas obras de consolidación contempla una aportación del Principado de más de 200.000 euros, en un proyecto que cuenta también con la inversión proveniente del 1,5% cultural del Ministerio de Transportes.

El alcalde de Grandas, Eustaquio Revilla, recordó que ya está en marcha el procedimiento administrativo para adjudicar las obras, que comenzarán en cuestión de meses. Revilla expresó su extrañeza por las propuestas, "ya que el actual proyecto es adecuado y pasó una serie de trámites de índole administrativa y de revisiones para proteger el patrimonio. Es posible que los firmantes de ese escrito no conozcan el proyecto o tengan una visión sesgada de la actuación prevista".

Eustaquio Revilla recalcó que el proceso debe seguir adelante, y no por el riesgo de perder la financiación, sino por la necesidad de restaurar y conservar un bien de interés cultural "que se encuentra en una situación de peligro y precisa una excavación urgente para evitar que continúe su deterioro".

Un castro en el ojo del huracán
Comentarios