viernes. 02.10.2020 |
El tiempo
viernes. 02.10.2020
El tiempo

Una campana hermana a Portomarín y O Vicedo

Los alcaldes de Portomarín y O Vicedo, junto a la Liberty Bell. XESÚS PONTE
Los alcaldes de Portomarín y O Vicedo, junto a la Liberty Bell. XESÚS PONTE
El peregrino promete al tañirla que irá a Fuciño do Porco, en el litoral

Una campana, situada sobre un monolito, hermana a los municipios de Portomarín y O Vicedo y crea un vínculo de unión entre el Camiño Francés y la Costa lucense. "Os pereginos que a toquen non só anuncian a súa chegada a Portomarín, senón que fan a promesa de achegarse ao Fuciño do Porco, un dos referentes paisaxísticos do noso litoral", explicó el alcalde vicedense, Jesús Novo.

La colocación de este símbolo pretende recordar a los caminantes que, una vez culminado su viaje a Compostela, vale la pena visitar el norte lucense. "Hai moitos lugares de interés en Galicia e convén lembrarlle aos peregrinos que a nosa provincia, e A Mariña en particular, contan con paisaxes emblemáticos", afirmó el regidor de Portomarín, Juan Serrano.

Las campanas están ligadas históricamente a la vida de los pueblos. Antaño marcaban los momentos de trabajo y de oración "ademais de server para advertir ao pobo dun acontecemento importante ou para anunciar as celebracións litúrxicas", según explica Cristóbal Rivas, párroco vicendense, que bendijo el monolito de piedra que sostiene la Campana de la Libertad o Liberty Bell, situada en el puente de entrada a Portomarín por el Camiño de Santiago desde Paradela.

Este instrumento hace referencia también a la "liberdade, como un valor intrínseco da ruta xacobea. Os peregrinos fan un percorrido espiritual, pero tamén de busca da libertade", manifestó Juan Serrano.

La campana, donada por Jesús Novo, "é dun barco que se afundiu na costa. O alcalde de Portomarín acordou comigo póñela na entrada da vila como un reclamo promocional, que estreita os lazos turísticos entre os nosos concellos e entre a costa e o interior", precisó el regidor vicedense.

Junto al monolito, situado en el paseo peatonal que se construye en el puente de entrada a Portomarín, se pondrá una placa alusiva a la obligación al caminante de visitar Fuciño do Porco en otro momento de su vida. "É un xeito de divulgar os atractivos da provincia entre camiñantes de distintos países", recalcó Serrano.

Una campana hermana a Portomarín y O Vicedo
Comentarios