jueves. 02.04.2020 |
El tiempo
jueves. 02.04.2020
El tiempo

La Audiencia Nacional revoca su fallo y absuelve a la maliense acusada de la ablación de su hija

Sede de la Audiencia Nacional. EP
Sede de la Audiencia Nacional. EP
La sala de lo Penal condenó a la mujer a 6 años de cárcel, pero la defensa recurrió y la sala de apelación del mismo órgano dio un giro radical a la resolución. Concluye que no quedó probado que lo supiera y además no tendría medios para evitarlo

La sala de apelación de la Audiencia Nacional revocó la condena de seis años de prisión impuesta por la sala de lo Penal de la misma sala a una mujer de Mali, residente en Baralla, acusada de permitir la mutilación genital de su hija. La sala de apelación absuelve a la acusada y pone fin a su intensa lucha por defender su inocencia.

Inicialmente, la Audiencia Nacional dictó sentencia condenatoria al considerar «abundantemente probado» que la progenitora permitió la ablación de la menor y concluir que su conducta merecía un reproche penal, aunque los hechos hubieran sucedido en África y la progenitora hubiera actuado «por razones culturales y sociológicas propias de su país».

La sala argumentó que «la condena penal de estas actitudes y conductas es la única seguridad o garantía disuasoria que puede ofrecerse a las posibles futuras víctimas del mismo, menores en situación de riesgo, para evitar la reiteración delictiva y la generalización de estas actuaciones», apuntó.

La acusada declaró desde el principio que se enteró de la operación de su hija -que entonces tenía 8 años- cuando aún residía en Mali y que fue su suegra, que falleció posteriormente, quien se la entregó después de habérsela practicado, a las pocas semanas de vida. Ante el tribunal, la acusada reconoció que también fue mutilada de pequeña e insistió en que no tuvo la oportunidad de evitar la ablación de su hija. Además, como muestra de rechazo a esta práctica, la mujer dijo que evitó que su otra hija, nacida en España, pasara por la misma situación cuando la familia viajaba a Mali.

La sala de lo Penal de la Audiencia Nacional consideró que su versión no era creíble. Sin embargo, una de sus magistradas emitió un voto particular "discrepando" de la decisión de sus compañeros. Según sus conclusiones, el testimonio de la acusada resultó "veraz" y no quedó probado que la madre supiera que su hija iba a ser sometida a la ablación. Es más, la magistrada expone que la mujer "no disponía de medios adecuados para impedir que la abuela paterna, o los familiares paternos que tenían capacidad para adoptar las decisiones de la familia, sometieran a su hija a la mutilación genital, ni para conocer que esta práctica era ilegal en Mali".

El voto particular recuerda también que, en el momento de producirse la ablación, la mujer "vivía en una casa familiar donde no tenía palabra, pues eran el padre o la madre del marido quienes tomaban las decisiones y quienes se encargaban de todo, incluso eran ellos los que recibían el dinero que su esposo le mandaba desde España". La magistrada concluyó que "no se puede responsabilizar a la acusada de la mutilación genital sufrida por la menor en Mali por la simple razón de ser su madre".

La letrada de la defensa recurrió la condena con estos mismos argumentos, alegando «que no hay prueba del conocimiento por parte de la acusada de la decisión de la suegra de mutilar los genitales de la menor en un momento anterior a su causación, por haber operado al margen de su consciencia, conocimiento y capacidad de evitarla». La sala de apelación de la Audiencia Nacional aceptó el recurso de la abogada y revocó la condena, absolviendo a la mujer.

La Audiencia Nacional revoca su fallo y absuelve a la maliense...
Comentarios