viernes. 28.02.2020 |
El tiempo
viernes. 28.02.2020
El tiempo

Así multa Tráfico en la provincia de Lugo

El radar móvil. VICTORIA RODRÍGUEZ
El radar móvil. VICTORIA RODRÍGUEZ

► RADARES. Un total de 26 cinemómetros controlan la circulación en los viales lucenses
► PREVENCIÓN: La presencia de agentes del subsector de carreteras logró reducir el número de infracciones

Pagar una multa por exceso de velocidad es una de las obligaciones que más crispa a los conductores y muchos votarían a favor de eliminar todos y cada uno de los cinemómetros que pueblan actualmente las carreteras de la geografía española. Solo en la provincia de Lugo, operan hoy en día un total de 26 radares —fijos y móviles— que detectan a diario  multitud de infracciones que ponen en riesgo la seguridad vial. De hecho, en lo que va de año, los agentes del subsector de Tráfico de Lugo ya se toparon con casos como el de un conductor que circulaba por Cospeito a 159 kilómetros por hora, en una zona limitada a 70; otro que pasó por Guntín a 166 kilómetros por hora, cuando el límite era a 80, y otro que manejaba su Porche Panamera por la A-6, a su paso por el municipio de O Corgo, a nada más y nada menos que 229 kilómetros por hora.

Conductas de este tipo invitan a preguntarse: ¿querría algún conductor sensato cruzarse en su camino con alguno de estos pilotos? Seguramente no. Y es que según los datos de la DGT, el exceso de velocidad está detrás de casi una cuarta parte de los accidentes mortales, una cifra que justifica sin duda la vigilancia y la prevención de este tipo de infracciones. En las carreteras lucenses, este control se realiza a través de 12 radares fijos, tres de tramo, uno movible entre dos viales, 9 móviles (5 Veloláser, 1 Autovelox, 1 Multanova y 2 Multaradar C) y uno aéreo, el Pegasus. Los agentes que manejan los cinemómetros aseguran que los conductores están cada vez más concienciados con el peligro que entraña sobrepasar los límites al volante, aunque todavía queda mucho por avanzar. Iván y Julio, dos guardias del subsector de Tráfico de la Guardia Civil que recorren a diario la provincia, reconocen que su mera presencia en carretera crea todavía cierto malestar entre los ciudadanos.

Los conductores pueden revisar la foto y los datos del radar en el momento en el que los paran y pagar la multa ‘in situ’ a los agentes

"Lo primero que suele pensar la gente es: Ya están otra vez multando; pero si nos ven, o saben que estamos en una zona concreta, los conductores respetan las señales. Y ese es el objetivo. Nosotros hacemos una labor de prevención y concienciación, y además no elegimos al azar la ubicación de los radares, sino que seguimos ciertos criterios, como por ejemplo las zonas con mayor índice de accidentalidad", explican.

Basándose en su experiencia, los agentes aseguran además que, en materia de velocidad, no hay un perfil del infractor. "Todo el mundo puede sobrepasar los límites alguna vez, aunque sea por despiste. Sancionamos tanto a hombres como mujeres, con coches antiguos o de alta gama, y de todas las edades. Aunque hay que decir", matizan, "que los jóvenes, de entre 20 y 25 años, generalmente son los que más respetan la señalización".

"Cuando se excede el límite de velocidad, la excusa más utilizada es que se llega tarde a una cita médica", comentan los guardias

Cuando trabajan con los radares móviles, los agentes intentan comunicar la sanción en el momento. "Hacemos el control dos patrullas. Una opera con el radar y otra se ubica más adelante para dar el alto y comunicar las infracciones. Paramos a todos los conductores que podemos y a los demás se les comunica por correo. Mucha gente no sabe que, en ese mismo momento, el conductor ya puede revisar las fotografías y los demás datos de la sanción. Y si quiere también puede abonar la multa in situ, aunque solamente con tarjeta de crédito. Una opción, comentan, "por la que optan pocos conductores, sobre el 20%". La mayoría, por el contrario, se lleva la multa a casa, no sin antes intentar justificarse. "Muchas veces aluden a un despiste, aunque lo que más nos dicen es que iban rápido porque llegaban tarde a una cita médica. Pero ante el radar, no sirven las excusas", concluyen.

Radares fijos y de tramo: los ojos permanentes de la DGT
Sin nombre
Las carreteras de la provincia de Lugo cuentan actualmente con 12 radares fijos (instalados en la LU-541, N-120, N-VI, A-6 y A-8) y un radar movible que oscila entre la N-540 y el corredor de Sarria, el CG-2.2). También hay tres radares de tramo en la A-8 —dos en el alto de O Fiouco y uno en el puente de Ribadeo— que miden la velocidad media del vehículo a lo largo del tramo.

 

Veloláser: tan pequeño como la palma de una mano
Sin nombreEl subsector de Tráfico de la Guardia Civil de Lugo dispone de un radar Veloláser, que mide a menos de 50 centímetros, por lo que se puede instalar en cualquier sitio, incluso en las motos de los agentes. Puede controlar dos carriles de diferente sentido al mismo tiempo, registra velocidades de hasta 250 kilómetros por hora e incluso se pueden manejar de forma remota.

 

Autovelox y Multanova: los más usados por las patrullas
Sin nombre Los Autovelox 105 y 106, que usan tecnología láser, y el Multanova 6F, que funciona por ondas, son los radares más utilizados por las patrullas del subsector de Tráfico de Lugo. Actualmente disponen de 4 dispositivos del modelo 105, capaz de controlar tres carriles, uno del modelo 106, que amplía su capacidad a 4 carriles, y un Multanova. Todos se pueden instalar en los vehículos o en trípodes.

 

Multaradar C: la joya indetectable de Tráfico
Sin nombre El Multaradar C es el cinemómetro de ondas más avanzado de Tráfico. Se conoce como el indetectable porque emite en bandas de frecuencia muy altas con una baja potencia y además pasa desapercibido. Está homologado para controlar hasta 6 carriles en ambas direcciones (aunque puede controlar hasta 9) e identifica al vehículo infractor entre otros que estén presentes en la vía.

 

Helicóptero Pegasus: control a vista de pájaro
Sin nombre El helicóptero que vigila las carreteras de la comunidad gallega, incluidas las de la provincia de Lugo, vuela un mínimo de cinco veces semanales y cada salida tiene aproximadamente dos horas y media de duración, por lo que supera las 600 horas de vuelo al año. El radar Pegasus es capaz de operar a 300 metros de altura y a un kilómetro de distancia del objetivo con una precisión milimétrica. Un GPS calcula las coordenadas del vehículo a controlar y un telémetro láser mide la distancia exacta que existe entre el helicóptero y el vehículo, lo que permite calcular la velocidad.

Así multa Tráfico en la provincia de Lugo
Comentarios