Algunos ganaderos ya han tirado su leche por la falta de recogida

La SAT Os Penedos o la ganadería Moreno, ambas de A Pastoriza, aseguran que la situación es "insostible", un golpe más tras dispararse los costes de producción

Luis Fernández, de la gandería Moreno, tirando leche. C. PÉREZ
photo_camera Luis Fernández, de la gandería Moreno, tirando leche. C. PÉREZ

"Esto é insostible", aseguran en la SAT Os Penedos de Álvare, en A Pastoriza, mientras observan impotentes como unos 15.000 litros de leche corren hacia el pozo. "A alimentación é o primeiro, que haxa que tirar a comida... ", lamentan, resignados, mientras hacen una estimación rápida. Solo vaciar su tanque —su recogida, diaria, es a las 9.00 y este jueves el camión ya no fue—, lleno con dos ordeños —el de la noche del miércoles y la mañana del jueves—, para poder ordeñar otra vez, ya serían unos 6.000 euros menos a final de mes. Y si nada cambia, la estampa se repetirá este sábado. Y pasado. Las miradas están puestas en el lunes, pero a estas alturas, nada es seguro. 

Esta granja, con unas 720 cabezas —360 en ordeño—, formada por seis socios y que tiene dos empleados, ha sido de las primeras afectadas por el parón en la recogida de las que ha advertido la industria láctea, pero todas las ganaderías temen seguir el mismo camino. En la noche del jueves, Leche Río pensaba decidir si este viernes recogía o no y el mismo camino seguirá el resto de la industria. 

En Moreno SC de Fonmiñá, su tanque, de 3.500 litros, tiene capacidad para poco más de los tres ordeños al día a los que están acostumbradas sus vacas —150 cabezas, 70 en ordeño—. A la leche del cuarto —la última recogida fue el 16 por la mañana, este jueves ya no hubo— tuvo que hacerle sitio, tirando parte a su fosa séptica. 

"Están cerrando explotacións que veñen moito de vello e máis cerrarán; eu empecei de cero hai case 30 anos, sempre investindo para mellorar e, se isto segue así, é a fin, estannos afogando", lamentan en O Moreno, donde tienen un empleado. 

Y ponen ejemplos: "A luz pasou de 370 a 850 euros, o abono estamos esperando ao límite para compralo, pero a tonelada, sen Ive, subiu de 225 a 625, e o penso, de 238 a 400 euros nun ano", precisa, apuntando que, aunque acaban de traerle un cargamento para unos cuatro días, su proveedor solo le garantiza el suministro este mes. 

De subidas también saben, y mucho, en la SAT Os Penedos. Solo el recibo de la luz ha pasado de 1.800 a 3.000 euros. El gasóleo, básico en su día a día —preparan seis carros de alimento—, se ha disparado, la mezcla ha pasado de 287 a 389 euros/tonelada —les garantizan solo un mes—, y pagaron 8.000 euros más por los mismos 20.000 kilos de abono que el año pasado. "Estamos enfadados, só esperamos que polo menos sirva para algo", dicen al tiempo que se preparan para un nuevo ordeño. Y es que las vacas, como el resto de animales, no entienden de huelgas, políticas o guerras.

Comentarios