La A-6, una anciana de 20 años con mala salud y nacimiento polémico

El último tramo de la autovía se inauguró en julio de 2002, pero en 2009 un derrumbamiento obligó ya a cortarla durante 14 meses. Las obras en los viaductos de Vega de Valcarce empezaron en febrero de 2020 y el colapso en el de Castro las deja sin fecha de finalización
Derumbe de un talud en Becerreá en 2009. EP
photo_camera Derumbe de un talud en Becerreá en 2009. EP

El 29 de julio de 2002, con la inauguración del tramo de 8,7 kilómetros de la A-6 entre Villafranca del Bierzo y Ambasmestas, en la provincia de León, las ciudades de A Coruña y Madrid quedaban definitivamente unidas por autovía. Se ponía así el punto y final a una obra cuya dificultad técnica fue usada como pretexto para justificar los años con los que nacía de retraso y cuyos problemas constructivos no tardaron en salir a la luz.

Justo un año antes de aquella fecha histórica y a solo seis meses de las elecciones autonómicas de 2001 -en las que Manuel Fraga alcanzaba la mayoría absoluta- se inauguraban los dos últimos tramos pertenecientes a la provincia de Lugo, los de Cereixal a Agüeira y el polémico de Noceda a Castro, tan de actualidad estos días por el colapso de uno de sus viaductos, el pasado verano.

Pero aunque este último episodio fue el más grave al que se enfrentó la A-6 en sus apenas 20 años de historia, muy pronto empezaron a salir a la luz otras deficiencias constructivas a las que se sumaron años de escasa inversión en mantenimiento.

2009-2010 | Varios derrumbes en la A-6

El primer incidente grave, que obligó a cortar la autovía y desviar el tráfico por un complicado tramo de la antigua N-6 que discurre paralelo al Camino de Santiago, ocurrió cuando aún no habían transcurrido siete años de su apertura completa al tráfico.

Un derrumbamiento de tierras en las inmediaciones del túnel de La Escrita –entre los puntos kilométricos 415 al 420–, puso el acento en el estado de los numerosos taludes construidos para suavizar la orografía de la zona. Ya por aquel entonces, lo técnicos apuntaban a "materiales malos" en las laderas más pronunciadas, lo que unido a episodios de continuas lluvias provocaban numerosos corrimientos de tierra.

La duración de las trabajos para reponer la zona afectada se estimó que sería de uno a tres meses, pero se prolongaron finalmente a más de un año, ya que fue necesario construir un falso túnel, además de realizar tareas de consolidación de la ladera.

Por aquel entonces este tipo de incidencias se producían con cierta frecuencia y, de hecho, mientras que el tramo de Trabadelo continuaba cerrado, se produjo otro derrumbe cerca de Becerreá, que condicionó la circulación en ese punto de la A-6 durante una semana.

2014 | Unas obras accidentadas en As Nogais

En el año 2014 se tuvieron que ejecutar trabajos de mejora en dos viaductos de la A-6, a la altura del kilómetro 445, en As Nogais. Estas obras, que se desarrollaron durante algo más de tres meses resultaron sumamente polémicas, ya que en el desvío habilitado se registraron hasta siete accidentes de tráfico, con un saldo de varios heridos. Los conductores se quejaban de que el paso reservado para el tráfico había quedado muy estrecho, aunque desde el, por aquel entonces, Ministerio de Fomento se defendía la idoneidad de las medidas preventivas adoptadas.

Accidente en As Nogais. EP
Accidente en As Nogais. EP

2017 | Accidente mortal en un tramo bacheado

Las quejas por el mal estado de la autovía por la nula inversión en mantenimiento eran en 2017 una constante entre los usuarios de esta infraestructura. En marzo de aquel año, una joven conductora que se dirigía a Ponferrada fallecía, al perder el control de su vehículo en uno de los tramos más bacheados. El coche se salió de la calzada e impactó contra el guardarraíl de la mediana que, en vez de absorber rompió y entró en el habitáculo.

Accidente mortal en 2017. EP
Accidente mortal en 2017. EP

Críticas por el nulo mantenimiento de la autovía

A raíz, en parte, de ese suceso y de las numerosas críticas por el nulo mantenimiento de la autovía, el Ministerio de Fomento ponía en valor los 2,69 millones de euros invertidos en el periodo 2015-2017 en este tramo de autovía. Una cifra que, no obstante, la Asociación Española de la Carretera (AEC) veía insuficiente, ya que en un informe que publicaba en 2018, cifraba en más de 8.000 millones el déficit del Estado en el mantenimiento de la red viaria española.

Para 2023, el Mitma contempla invertir 2.666 millones en mantener y ampliar la red de carreteras del Estado, aunque la AEC calcula que el déficit acumulado en estos momentos es ya de 10.000 millones, por lo que no se revertir la situación se antoja difícil.

Conservación de viaductos

Un informe de Fomento admitía en 2018 la "necesidad prioritaria" de invertir en la conservación de los viaductos de la red estatal. Entre los que presentaban un estado más "grave", aparecían los de la A-6 en el municipio de As Nogais, concretamente eran los de Noceda y Silvela. Estos trabajos se ejecutaron entre los meses de abril de 2019 y marzo de 2020 y, durante ese periodo, fue necesario habilitar un desvío provisional entre los kilómetros 436 al 438.

Las obras de conservación en los viaductos de Vega de Valcarce, ya en la provincia de León, se iniciaron el mes de febrero de 2020. Desde entonces, los conductores que atraviesan este tramo tuvieron que irse adaptando a la evolución de los trabajos, para lo que se fueron habilitando diferentes desvíos y tramos bidireccionales. El colapso del viaducto de Castro dio al traste con la fecha prevista para la finalización de estas obras.

Colapso del viaducto de Castro. EP
Colapso del viaducto de Castro. EP

Comentarios