jueves. 14.11.2019 |
El tiempo
jueves. 14.11.2019
El tiempo

Terapia vegetal inspirada en Egipto

Carmen López, en su centro cosmético. VICTORIA RODRÍGUEZ
Carmen López, en su centro cosmético. VICTORIA RODRÍGUEZ

Carmen López es una emprendedora peluquera que ha escogido Outeiro de Rei para montar un pionero negocio con productos a base de pigmentos de plantas que ella misma elabora

EL CUIDADO personal a base de cosméticos vegetales se remonta al antiguo Egipto. Amantes de la belleza, los egipcios dominaron a la perfección esta destreza a base de experimentar con las plantas para aprovechar todas sus propiedades. Descubrieron que tras secarlas, trocearlas y dejarlas macerar se conseguía una sustancia capaz de dar coloración, que aplicaron sobre todo para teñirse el cabello. Miles de años después esta beneficiosa terapia natural está volviendo a resurgir y sus adeptos pueden recurrir a ella nada menos que en Outeiro de Rei, en el innovador centro de belleza Bio Ledicia de la mano de Carmen López, una mujer que se ha dedicado toda la vida a la peluquería, una vocación que tuvo desde que era niña.

"He trabajado más de treinta décadas con los cabellos y soy consciente de lo perjudiciales que son para la salud los compuestos químicos de los productos. Por ello me propuse buscar una alternativa", explica. A lo largo de los años esta mujer vivió en primera persona como sus clientas sufrían alergias a los agresivos componentes de los tintes e incluso ella misma llegó a padecer problemas respiratorios por su exposición. "Un buen día me propuse encontrar una solución", sentencia. Así comenzó una aventura en la que fue su propia maestra.

ProductoCientos de horas buceando entre libros y numerosos viajes para conocer más este mundo la convirtieron en toda una experta. "Descubrí un montón de plantas de las que se podían sacar pigmentos, muy beneficiosos para la salud por ser mineralizados y con muchas vitaminas", recuerda entusiasmada. Una vez dominada la parte teórica le tocó el turno a la práctica. Para ello adquirió buena parte de su materia prima a un laboratorio francés, polvos vegetales llegados de la India, Egipto o China. La cocina de su propia casa, donde posteriormente instaló Bio Ledicia, se convirtió en su laboratorio. Durante días mezcló los pigmentos con infusiones, arcilla, manteca o aceites vegetales. Un minucioso y delicado proceso en el que el peso exacto de cada componente era fundamental para lograr la fórmula exacta. "A base de acierto-error conseguí los primeros resultados", relata orgullosa. Tintes vegetales o mascarillas fueron algunas de sus creaciones, las cuales probó en mechones artificiales y en su propio pelo. "Fui mi propio conejillo de indias", explica riéndose, al tiempo que indica que logró elaborar productos que le sorprendieron por su calidad. "Me quedé maravillada al comprobar lo bien que cubrían las canas y lo sedoso y nutrido que dejaban el cabello".

Otra de sus innovaciones fueron los champúes sólidos, pequeñas pastillas fabricadas artesanalmente para todo tipo de cabello. "Las hago para pelo graso, seco, dañado, con caspa... Hay un montón de posibilidades. Además tienen la peculiaridad de que se dosifican muy bien y gastas el producto necesario, porque se va deshaciendo en su justa medida", asegura.

La apuesta de Carmen López fue todo un éxito y gracias al boca a boca hoy en día cuenta con numerosos clientes llegados de toda Galicia. Su local, emplazado en el bajo de su vivienda de Outeiro de Rei, es un santuario a la cosmética vegetal. Los olores a índigo o amla se mezclan con la canela, romero, lavanda o caléndula con las que elabora sus creaciones. El trato personalizado a cada usuario es otra de las claves de su éxito y en una pequeña libreta guarda como oro en paño las fórmulas únicas que crea para dar coloración al cabello de cada cliente.

Los beneficios de sus productos son tantos que incluso el colectivo médico se interesó por su técnica. "Me indicaron que para pacientes que tienen o han tenido cáncer puede ser una opción, puesto que no deben usar ningún tipo de químico". Así, entre su clientela se encuentran personas con esta enfermedad o embarazadas.

López señala que la bio-peluquería es el futuro, pues como ella misma se pregunta ¿qué sentido tiene recurrir a cosméticos a base de químicos que tan perjudiciales son para la salud si en la propia naturaleza tenemos la solución? El debate está abierto.

Aptos para pacientes con cáncer
Los productos vegetales diseñados por Carmen López son elaborados con componentes 100% naturales, importados de otros países, por lo que aportan muchos beneficios para la salud y son aptos para todo tipo de colectivos. Entre sus clientas se encuentran pacientes con cáncer y embarazadas.

 

Terapia vegetal inspirada en Egipto
Comentarios