N-540

Cheché Real: "Llevo tres parabrisas cambiados y tengo otro con un chinazo en solo ocho meses"

El presidente de los hosteleros lucenses es uno más de los damnificados por el mal estado de la carretera N-540
Cheché Real. VICTORIA RODRÍGUEZ
photo_camera Cheché Real. VICTORIA RODRÍGUEZ

Mientras se esperan como agua de mayo las necesarias obras para reparar el firme de la Nacional 540, la relación de damnificados por las trampas en forma de socavones que jalonan esta carretera, sobre todo a su paso por los municipios de Guntín y Taboada, se suceden.

Uno de ellos es el presidente de la Asociación Provincial de Empresarios de Hostalería e Turismo de Lugo (Apehl) y también de la patronal gallega del sector, Cheché Real, que suele transitar a diario por esta carretera porque vive a salto de caballo entre la capital lucense y Guntín.

"Llevo en solo ocho meses tres parabrisas cambiados porque me saltaron piedras y tengo otro con un chinazo que ya lo dejo hasta que hagan las obras", afirma este directivo.

Una de las facturas de reparación de la luna ascendió a 882,44 euros. Se hizo cargo la compañía aseguradora.

El presidente de la Apehl, que denuncia la "dejadez, abandono y falta absoluta de mantenimiento" que se registra en la N-540, califica como "tomadura de pelo" la demora que se producirá en llevar a cabo las obras -ahora se prevé que duren un año y medio, cuando inicialmente se hablaba de tres años- y que en Guntín se hayan colocado temporalmente señales para limitar la velocidad a 40 kilómetros por hora debido a la sucesión de baches.

SEGURIDAD VIAL. Este mes resultaron heridos dos motociclistas al sufrir un accidente en la N-540 en Guntín. Cheché Real, que también es motorista, advierte del peligro que entrañan, sobre todo por la noche, para los pilotos de estos vehículos de dos ruedas las "roderas" que salpican esta carretera, ya que saldrán más de ruta ahora que se avecina el buen tiempo.

«Si conducir de día es horrible, de noche resulta brutal, sobre todo para los que no conocen la carretera y se encuentran de repente con este campo de minas», precisa este directivo.

El presidente de los hosteleros lucenses y gallegos hace hincapié también en la "pérdida de ingresos" que supone para los negocios de la zona que haya conductores, aquellos que pueden, que busquen rutas alternativas para no tener que circular por la N-540, como por ejemplo ir a Ourense por el corredor Nadela-Sarria.

«Por aquí pasan a diario cientos de vehículos que se dirigen hacia Ourense, Santiago, Pontevedra, Vigo, las Rías Baixas, Portugal... El gasto que se le ocasiona a los vehículos es tremendo. ¿Nadie piensa en los usuarios de esta carretera?», se pregunta el presidente de la Apehl.

Comentarios