Jota Martínez: "Un concierto es una máquina del tiempo que nos lleva al Medievo"

Erudición para leer las miniaturas de los códices, con las que dio forma a los instrumentos de las Cantigas de Santa María; facilidad para transmitir su rumor, de boca a oreja. Jota Martínez estará en la Casa das Insuas en junio para dar un curso y un concierto del repertorio alfonsí
Jota Martínez. EP
photo_camera Jota Martínez. EP

"BEN VENNAS, maio, e con alegría", dice una de las cantigas del monumento literario que erigió el Rey Sabio, Alfonso X, para loar a Santa María en el siglo XIII. Y mayo viene con su alegría, y también con su ritmo. El musicólogo y medievalista Jota Martínez, especialista en el repertorio alfonsí, anunció un curso que tendrá lugar ya en junio, los días 14, 15 y 16 en la Casa das Insuas de Rábade, organizado por Xosé Torres con la colaboración de Lugantiga, del Concello de Rábade y de la Asociación Galega de Custodia do Territorio, abierto a todas las personas con interés en este tesoro.

Es la primera vez que viene a Galicia. Imagino que es emocionante, por lo lingüístico y por la huella de las cantigas aquí.
Sí, es muy emocionante. Como músico siempre he tenido ganas de ir a Galicia a mostrar mi trabajo, sobre todo el relacionado con las Cantigas de Santa María. Es una buena manera, transmitirlo y mostrarlo en un concierto.

Una de las cantigas está dedicada, precisamente, a la patrona de la catedral de Lugo, la virgen de Ollos Grandes. 
Precisamente es una de las que tengo preparadas para cantar en el concierto que daremos de fin de curso, el domingo a las 13.30.

Es autor del libro 'Instrumentarium musical alfonsí. Documentación, estudio, reconstrucción y praxis de los instrumentos musicales representados en la obra de Alfonso X'. ¿Cómo comenzó su interés por este repertorio e instrumentos? 
Cuando empecé a tocar música medieval, me di cuenta de que la mayoría de los intérpretes no utilizaba instrumentos medievales, sino folclóricos, renacentistas o barrocos. Me puse a reconstruirlos, para ver cómo sonaría la música medieval. Descubrí que en los códices alfonsíes había una fuente importante de documentación. Fue lo que me animó a ir códice por códice. Como no había un trabajo específico sobre estos instrumentos, me animé a publicarlo.

¿A raíz del trabajo se recuperaron instrumentos? 
Sí, se han reconstruido algunas réplicas de instrumentos casi exactos, y se han recuperado otros que, o bien no se usaban en la península ibérica pero sí en otras partes de Europa, o bien no se han vuelto a usar.

¿Podríamos hablar de algún instrumento recuperado a raíz de este trabajo? 
Por ejemplo, unas flautas dobles con una hechura que no se ve en ninguna otra iconografía. También la gaita doble, que tiene dos punteros melódicos y cuatro bordones, que es un instrumento muy precursor, que no tiene nada parecido hasta un siglo más tarde. También tenemos las gaitas de vejiga, o múltiples clarinetes. Son solo algunos ejemplos.

Entiendo que fue una sorpresa sonora descubrir cómo suenan. 
Una sorpresa y una hipótesis. Al ser instrumentos que no se han mantenido, o que se han reconstruido a partir de una imagen que tiene 800 años, no tenemos toda la información.

Imagino que los conciertos son también una experiencia visual.
Dependiendo del espacio y de la formación que me acompaña podemos hablar de un museo. Es como una muestra de arqueología viva, como un museo sin vitrinas, y sonando.

Todo este trabajo está abierto a personas que no disponen de conocimientos específicos, como en el curso que dará en Rábade. 
La altura de las notas está clara. El ritmo es más peliagudo. Si pidiésemos una formación especial casi no habría personas que pudiesen acceder al curso. Por otro lado, mi método de enseñanza es el que se usaba en la Edad Media, el método de boca a oreja.

¿Qué se trabajará en el curso?
Sobre el ritmo y la percusión en las Cantigas de Santa María. Son instrumentos relativamente fáciles, que pueden tener los alumnos, y suponen la entrada a este conocimiento. 

¿Con qué instrumentos trabajará?
Los que aparecen en la iconografía son panderos redondos, cuadrados, panderetas, tablillas, tambores, campanas, triángulos... Cualquier instrumento tradicional será bienvenido.

¿Qué nos dice hoy esta música? 
Para mí el trabajo es una manera de compartir estos conocimientos, pero también una forma de popularizar una tradición que admiro y respeto. Tenemos que seguir mirando el pasado, para no repetir los errores y para aprovechar de él todo lo bueno. Como amante de la Edad Media, experimentar con todo esto es como construir una máquina del tiempo. Con lagunas, sí, pero que supone también un acercamiento científico al sonido de la música medieval. 

¿Se valora la música medieval?
Los especialistas europeos valoran muchísimo nuestros códices. Aquí las valoramos poco, y los que nos gobiernan, menos. Si hay un año Beethoven, es maravilloso. Pero también Alfonso X es igual de maravilloso.

¿Cómo animaría a la gente a acercarse al curso y al concierto?
Es una oportunidad interesante de acercarse a esta música.

Comentarios