Impulsan en Rábade un 'cohousing' de 50 viviendas pionero en la provincia

José Manuel Díaz da los pasos previos para captar a los socios fundadores de la cooperativa que promoverá una urbanización para personas mayores con espacios privados y comunes
José Manuel Díaz, durante el acto celebrado en Rábade. SABELA FREIRE
photo_camera José Manuel Díaz, durante el acto celebrado en Rábade. SABELA FREIRE

Rábade aspira a ser pionero en la provincia de Lugo en el desarrollo de un proyecto de cohousing sénior, un estilo de vida cada vez más extendido en Europa que comienza a tener sus seguidores en España entre las personas mayores que deciden crear una comunidad residencial en régimen colaborativo. La propuesta contempla inicialmente la construcción de cincuenta viviendas, aunque todavía no hay plazo para su ejecución. Cada asociado vive en su propia casa, pero se comparten servicios comunes, actividades sociales e incluso los cuidados que se necesiten.

José Manuel Díaz organizó en el centro sociocultural rabadense un primer encuentro, al que asistieron alrededor de una treintena de personas, para exponer pormenores sobre la creación de la cooperativa e iniciar la búsqueda de socios fundadores para poner en marcha esta sociedad sin ánimo de lucro.

"El cohousing es una forma de enfocar la vejez de otra manera, a través de un envejecimiento autónomo y activo", explica Díaz, que incluso compró un terreno en el municipio con esta finalidad "porque era una oportunidad, pero puede que no sea la ubicación definitiva, porque esta será decidida por los cooperativistas", explica.

USO PERMANENTE. El socio del cohousing disfruta de la cesión en uso permanente de la vivienda y puede transmitirla a sus herederos, "pero si quiere venderla tiene que hacerlo a través de la comunidad, y no en el mercado libre, para que entre otro socio", manifiesta el promotor de este proyecto.

Junto al uso de su espacio privativo, el socio cuenta con una serie de espacios comunes como comedor y distintos servicios, que serán establecidos en los estatutos de la cooperativa. "Cada cohousing fija los servicios en función de los costes que quieran asumir sus integrantes y se pagan de forma mensual, como si fuera una comunidad vecinal", precisa José Manuel Díaz.

Muchos de los proyectos de este tipo que funcionan actualmente en España no cuentan con servicios para dependientes, "algo que debe estar resuelto desde un principio a nivel arquitectónico y que sí está previsto en la iniciativa que pretendo poner en marcha en Rábade", dice Díaz, Aunque los asociados deben valerse por sí mismos al integrarse en la cooperativa, "hay que ser conscientes de que un 20% de la población es dependiente, por lo que debemos contar con zonas adecuadas con el fin de que nuestros socios puedan recibir la ayuda necesaria para afrontar esa dependencia sobrevenida sin necesidad de abandonar su espacio residencial".

DIMENSIÓN. Díaz precisa que todavía está dando los primeros pasos para contactar con las personas interesadas en financiar esta cooperativa autogestionada a través de unos estatutos y de unas normas internas. Antes analizó proyectos similares desarrollados en distintos puntos de España.

Cada cohousing establece las normas y condiciones para entrar como cooperativistas. Son los propios interesados quienes tienen que financiar la obra. "Las personas que se sumen al proyecto deben tener una edad determinada y mostrar afinidad para participar en una propuesta que integra espacios de uso privativo y zonas comunitarias en los que no sólo se comparten gastos y lugares de convivencia, sino que se desarrollan dinámicas de apoyo mutuo y actividades conjuntas", destaca.

Es una alternativa social innovadora que ofrece un nuevo modelo de convivencia para un envejecimiento diferente, así como ventajas a sus residentes, a la Administración y al territorio rural donde se asienta. La idea del cohousing responde al deseo de sus socios de contar con capacidad real de toma de decisiones y control sobre la propia vida y las necesidades de cuidados durante la vejez ."Queremos dejar de ser parte del problema para ser parte de la solución", apunta el impulsor de esta iniciativa.

El proyecto previsto en Rábade parte de un planteamiento no elitista, asequible para los niveles económicos familiares más habituales en Galicia.

Comentarios