La familia de Julio Iglesias adopta un perro abandonado en Outeiro de Rei

El perro, en la finca Las Cuatro Lunas de Marbella. EP

El centro Garatuxa recogió en mal estado al animal, y tras interesarse por él, las hijas gemelas del cantante se lo llevaron a Marbella

La familia del cantante Julio Iglesias se ha hecho cargo de un perro hallado en estado de abandono en Outeiro de Rei. El can, recogido por la residencia de mascotas Garatuxa, fue adoptado por las hijas gemelas del artista y trasladado a su residencia de Marbella al poco tiempo de recuperarse.

Todo comenzó con la aparición del animal, un cruce de varias razas, avistado por una panadera en las inmediaciones del municipio de Outeiro de Rei. La trabajadora dio aviso al centro Garatuxa, que se trasladó hasta el lugar para hacerse cargo del perro. Este presentaba un estado deplorable, según explican desde la residencia de mascotas, con abundantes signos de debilidad, así como parásitos y mal olor. Su gran tamaño contrastaba con su extrema delgadez y la gravedad de su estado de salud en el momento de la recogida.

Profesionales de Garatuxa se encargaron de difundir el caso del perro, al que bautizaron como Grey por el color de su pelaje. La historia llegó hasta los oídos de Fina Suárez, una vecina lucense y colaboradora habitual del centro de animales, que puso en conocimiento de sus círculos lo sucedido.

Las instalaciones de la residencia de animales de Outeiro de Rei se encuentran en proceso de ampliación

Gracias a los años que Fina Suárez pasó en Bélgica y a contactos comunes, la mujer de Julio Iglesias, Miranda Rijnsburger, conoció la historia de Grey. La familia del cantante se mantiene muy implicada en la cuestión de adopción de animales, según cuenta la lucense. Tanto en sus residencias de Miami como en España, los Iglesias albergan varios perros adoptados que habían sido encontrados previamente en estado de abandono.

Fue en ese momento cuando las hijas gemelas del matrimonio, Cristina y Victoria Iglesias, insistieron para hacerse cargo del perro. El animal ya había sido desparasitado, vacunado y castrado en la residencia Garatuxa. La familia organizó entonces el traslado desde Outeiro de Rei hasta la finca Las Cuatro Lunas de Marbella, que se produjo sin ningún incidente a pesar de la distancia.

Grey pasó a llamarse Gris y se mostró contento a su llegada a la ciudad malagueña, donde fue recibido por las gemelas entre muestras de cariño. Cristina y Victoria anunciaron la llegada del can en sus redes sociales a través de la publicación de un vídeo del momento del recibimiento, en el que se las veía entusiasmadas.

DENUNCIA. Desde la residencia de mascotas Garatuxa se congratulan del caso de Gris, una historia que traspasó varias fronteras. Esperan ahora que el ejemplo de la familia Iglesias sirva para sensibilizar a más personas ante la situación de centenares de perros de la provincia, pendientes de adopción. "Se a xente ve que tamén os famosos multimillonarios adoptan e están sensibilizados coa cuestión, quizais cada vez máis persoas se animen e se convenzan de que non se debe de mercar, senón adoptar", explica Marta Méndez, gerente del centro de acogida.

Las instalaciones de la residencia de animales de Outeiro de Rei se encuentran en proceso de ampliación, para poder dar así cabida a una cantidad mayor de ejemplares.