Eximida la aseguradora de pagar el incendio de Muebles Toirán al ser intencionado

El dueño reclamaba una indemnización de 1,6 millones de euros, que rechazó el juzgado primero y la Audiencia Provincial después 
El incendio que calcinó Muebles Toirán tuvo lugar en abril de 2010. AEP
photo_camera El incendio que calcinó Muebles Toirán tuvo lugar en abril de 2010. AEP

La Audiencia Provincial de Lugo ha desestimado el recurso de apelación presentado por el dueño de Muebles Toirán contra la sentencia del juzgado de Primera Instancia número 3 de Lugo que eximía a la aseguradora de indemnizarle por el incendio que calcinó hace 14 años su nave, que se encontraba en la conocida como Ruta del Mueble, en el municipio de O Corgo.

El empresario le reclamaba a la aseguradora por los daños ocasionados por el fuego una indemnización de 1,6 millones de euros, más intereses y gastos.

El tribunal aduce que la compañía no tiene que hacer frente a esa indemnización porque, según establece la Ley de Contrato de Seguro, "el asegurador no estará obligado a indemnizar los daños provocados por el incendio cuando este se origine por dolo o culpa grave del asegurado".

La Audiencia Provincial recuerda que el informe de criminalística de la Guardia Civil de A Coruña sobre este fuego es "claro y contundente" al establecer que fue "premeditado, intencionado y realizado por personas relacionadas con la empresa puesto que se accedió al interior con llave, se desconectó con la clave la alarma, que la llave y la clave la conocían únicamente los dueños, y los perros no se alertaron". Añade además que "se aplicaron líquidos acelerantes de la combustión, pero no deflagrantes como la gasolina porque hubiese afectado de lleno a la persona que prende el fuego".

Esta sentencia no pone fin a este procedimiento en la vía civil, pues aún cabe recurso de casación ante el Tribunal Supremo. El defensor de la aseguradora, el letrado coruñés Carlos González Novo, aseguraba que este, acaecido el 21 de abril de 2010, es "uno de los casos más complicados" a los que se ha enfrentado en sus 30 años de ejercicio.

En la vía penal esta causa acabó con la absolución hace casi un lustro del dueño de la mueblería, que se enfrentaba a una solicitud de condena por parte de la Fiscalía de tres años de prisión porque le atribuía la autoría de este incendio intencionado.