La empresa que explotaba empleadas del hogar suma más de 80 denuncias

La red, con sede en Castroverde, captaba a extranjeras sin papeles que trabajaban de internas
Una de las agentes que intervino en la operación, con dinero incautado. GUARDIA CIVIL
photo_camera Una de las agentes que intervino en la operación, con dinero incautado. GUARDIA CIVIL

La empresa de Castroverde que está siendo investigada judicialmente por la supuesta explotación laboral de empleadas del hogar suma ya más de 80 denuncias formales, aunque el número total de afectadas puede superar holgadamente el centenar, según revelan fuentes de la acusación.

El caso saltó a la luz hace aproximadamente año y medio, cuando las primeras víctimas de este caso se decidieron a sacar a la luz su situación. Desde entonces, el número de denuncias contra la responsable de esta empresa, que responde a las iniciales M.L., no han hecho más que crecer. En todo caso, el número de afectadas puede ser considerablemente mayor ya que, según reveló en su momento la asociación Aliad Asistencia Jurídica y Social Gratuita, "la mayoría de las afectadas son mujeres inmigrantes sin permiso de trabajo, que tienen miedo que al denunciar su situación pueda salir a la luz y ser detenidas o deportadas a sus países".

Esa necesidad de tener un sueldo con el que ganarse la vida y poder enviar algún ahorro a sus familias es precisamente de lo que se aprovechaban los responsables de esta red, que se valían de la situación irregular de las víctimas en España para enviarlas a trabajar a viviendas de la provincia, en la mayoría de las ocasiones como internas, en aldeas aisladas y con escasas comunicaciones.

De este modo, las trabajadoras, además de dedicarse al cuidado de personas mayores -en la mayoría de los casos dependientes- tenían que hacer también todas las demás tareas de la casa en jornadas ininterrumpidas y sin apenas más descanso que uno o dos días al mes.

A cambio, las empleadas cobraban entre 800 y 900 euros mensuales, mientras que la empresa cobraba a las familias unos 1.500. De este modo, la red obtenía unos beneficios mensuales de unos 60.000 euros, según fuentes de la investigación.

En los próximos meses se espera que se inicie la instrucción de este caso, que está a la espera del fin de la investigación y de la calificación de los posibles delitos por parte del Ministerio Fiscal.