Diez años de crecimiento a base de leña

Forestal RUA SL inició su actividad con solo 12.000 euros y la ilusión de sus dos socios. Una década después esta empresa factura unos 4 millones de euros al año y da empleo a 20 personas
undefined
photo_camera Adrián Bermúdez y Rubén Díaz, en las instalaciones de su empresa en Outeiro de Rei. EP

El 14 de abril de 2014, dos amigos -Rubén Díaz Lombao y Adrián Bermúdez Díaz- decidieron tirar de los 6.000 euros que tenían ahorrados cada uno para fundar Leñas RUA SL, un acrónimo creado a partir de las iniciales de sus nombres propios.

Aquellos 12.000 euros iniciales les dio para adquirir una máquina de picar madera y un pequeño camión. "Empezamos a cortar madera de carballo que nos proporcionaban nuestros clientes y que les entregábamos una vez hecha leña", explica Adrián.

A medida que los clientes los fueron conociendo y demandando nuevos servicios, estos dos emprendedores se fueron adaptando a las nuevas exigencias. "Los clientes nos empezaron a preguntar si también comprábamos madera en pie. Vimos que aquella podía ser otra vía de negocio y fuimos adquiriendo la maquinaria necesaria", afirma el empresario.

Así, recurrieron al mercado de usados para adquirir un tractor y un autocargador, pero como la demanda seguía creciendo, en 2018, compraron su primera procesadora.

La compra de madera en el monte y la posterior corta se convirtió así en su principal actividad. Precisamente, el aumento de esa parte del negocio también hizo que la empresa pasase a denominarse en 2021 con su nombre actual, Forestal RUA SL.

Con una plantilla que, a día de hoy, se acerca a la veintena de trabajadores, la empresa de Rubén y Adrián cuenta ahora con un amplio parque de maquinaria formado por tres procesadoras, otros tantos autocargadores y cinco camiones articulados de gran tonelaje, más algún otro transportista autónomo "que nos proporciona apoyo en momentos puntuales", explican.

Ahora, cuando acaba de cumplir diez años, Forestal RUA SL es una de las empresas de referencia en el sector, con una facturación que supera los cuatro millones de euros anuales, "con la previsión de llegar a los cinco en el próximo ejercicio", desvelan.

El objetivo es también incrementar su plantilla un 20% en los próximos años, ya que ya trabajan en implantar un sistema para gestionar todo el proceso productivo desde la compra de la madera en el monte hasta el transporte y venta a fábrica, "adelantándonos así al nuevo reglamento europeo de lucha contra la deforestación, que, si no hay aplazamientos, debería entrar en vigor a finales de este mismo año".

En este balance de diez años de actividad, Rubén y Adrián también agradecen a sus clientes la confianza depositada. Entre ellos, empresas importantes y de diversos sectores, como Finsa, Ence, Almasa o las panaderías Cantón, Rozas o Pan do Manuel, entre muchas otras.

Comentarios