O Corgo, territorio de batuxos

Batuxo en la curva del Chamoso. SEBAS SENANDE

El área fluvial de O Chamoso vivió el sábado una jornada de juegos tradicionales y una competición de los conocidos batuxos, con hundimiento incluido

O Corgo fue el sábado escenario de una jornada al aire libre de juegos tradicionales, barracas, y, lo más importante, una competición de batuxos. Estas embarcaciones eran los antiguos transportes que surcaban las aguas del Chamoso y otras de la provincia. En épocas pretéritas resultaban imprescindibles para la comunicación fluvial entre los diferentes pueblos situados en ambas márgenes del río.

Pero en el descenso de batuxos celebrado el sábado se busca poner en valor algo que quedó relegado al olvido, pero sin olvidar la diversión. Así nacieron las carreras de velocidad, las competiciones de originalidad o la búsqueda del tesoro, categorías de una fiesta en la que la única premisa es flotar.

Este año, la embarcación más original fue una con forma de dragón, hecha por Carmen y Héctor a partir de botellas y otros materiales reciclados que les supuso tres días para su diseño y creación.

Otros de los participantes fueron un batuxo que apenas podía flotar, pero que lo intentó hasta el final, y un batuxo inspirado en las barcas tradicionales que se utilizaban antiguamente para transportar personas o mercancías.

La carrera de velocidad de batuxos era premiada con 150 euros al que menor tiempo consiguiese, 100 al segundo y 50 a la tercera embarcación.

En esta edición, los ganadores fueron los remeros del batuxo clásico que arrancaba ya con fugas en el casco y, a pocos metros de la meta, terminó hundiéndose por el agua que entraba. Entre risas, uno de los asistentes decía: "Si hubiesen dejado el barco en el agua, la madera no se hubiese secado... ahora que naden".

La última categoría fue la búsqueda del tesoro, una competición que tenía como objetivo hallar los distintos premios. Los participantes hicieron todo lo posible e imposible pero, sin embargo, uno de los objetos no fue encontrado por nadie.

Desde la organización se mostraron "muy agradecidos por la participación", e instaron a que todo el mundo se acercase por el área recreativa del río Chamoso a disfrutar de la comida, los juegos y a darse un chapuzón. También hicieron mención especial a aquellas personas que "se han tomado tiempo, dedicación y mucha originalidad en la creación de sus batuxos".

Durante los últimos años, se intenta potenciar desde el Concello de Corgo el valor de esta fiesta y atraer al máximo de asistentes posibles, una cita considerada ineludible para los amantes de las embarcaciones.

La jornada contó con colchonetas y atracciones hinchables totalmente gratuitas, puestos de pulpo, área para comer y un espacio de juegos tradicionales como tiro de soga. Pero, sin lugar a dudas, una de las actividades más esperada fue la verbena amenizada por la orquesta Gran Parada.

La romería vive este domingo su día grande. Las actividades programadas empiezan a las 12:00 horas con la feria de artesanía, seguida de una muestra de oficios tradicionales, talleres y una exhibición de talla de madera.