Conmoción en Guntín por un parricidio en el seno de una familia "moi unida e exemplar"

Carlos Vázquez fue detenido por la Guardia Civil después de presuntamente matar a su padre con una escopeta de caza ► El suceso ocurrió a primera hora de la tarde en la casa en donde residían, en la parroquia de Entrambasaugas
Agentes de la Guardia Civil, con las tres escopetas de caza intervenidas en el domicilio. XESÚS PONTE
photo_camera Agentes de la Guardia Civil, con las cuatro escopetas de caza intervenidas en el domicilio. XESÚS PONTE

El municipio de Guntín está de luto y profundamente conmocionado desde que a primera hora de la tarde de este viernes trascendió la noticia del parricidio en el lugar de Martín, en la parroquia de Entrambasaugas. Pero la sorpresa inicial por el luctuoso suceso se fue tornando en incredulidad a medida que se empezó a conocer que los hechos habían tenido lugar en la casa de una conocida familia de la zona, propietaria de una importante ganadería y considerada por todos como "moi unida e exemplar".

Aunque no se conocen muchos detalles sobre cómo se desencadenaron los hechos, todos los indicios apuntan a que Carlos Vázquez Varela, de 46 años, disparó a su padre, Pepe —de 76—, con una escopeta de caza.

La vivienda, un inmueble de generosas dimensiones y con una cuidada restauración, es prácticamente la única habitada del lugar de Martín, por lo que nadie del entorno se enteró de nada. De hecho, fue un familiar residente en la misma casa donde sucedieron los hechos el que alertó a la Guardia Civil, en torno a las 14.30 horas. De forma prácticamente inmediata se movilizaron varias patrullas que acudieron al lugar para detener al presunto autor del crimen, que no opuso resistencia.

Efectivos de la Policía Científica de la Guardia Civil recabaron pruebas tanto en el exterior como en el interior de la vivienda durante toda la tarde, llegándose a llevar del domicilio cuatro escopetas de caza. El dispositivo, al que se unieron desde media tarde la jueza y el forense, se levantó en torno a las 19.15 horas.

Las primeras hipótesis, según fuentes cercanas a la investigación, apuntan a que la víctima habría fallecido a consecuencia de las heridas provocadas por el disparo de una escopeta de caza registrada a nombre del hijo.

Amplio dispositivo

El amplio dispositivo desplegado en la zona fue lo que llamó la atención de una mujer que, una hora después de cometerse el crimen, llegaba a una casa situada a unos 200 metros de distancia del lugar donde sucedieron los hechos. Según narró a este medio no conocía a la familia, "estoy empezando la mudanza, acabo de alquilar la casa y no me ha dado tiempo de conocer a nadie porque aún no vivo aquí", admitía sorprendida.

Un poco más tarde llegaba a ese mismo punto una furgoneta en la que viajaban un hombre y una mujer. Ella era la arrendataria de la vivienda y él un trabajador que la acompañaba para llevar un nuevo electrodoméstico a la inquilina. También les sorprendió el despliegue de agentes en una carretera por la que casi nunca pasa nadie. "Como que Carlos matou a Pepe?", dijeron ambos casi al unísono nada más enterarse de lo sucedido.

El joven es el que tenía un trato más cercano y diario con padre e hijo y no acertaba a explicarse lo que había podido ocurrir para un desenlace tan trágico porque "os dous eran xente extraordinaria, víase que pai e fillo tiñan moi boa relación e sempre foi unha familia moi unida. Non sei que lle puido pasar pola cabeza a Carlos, porque algo moi raro tivo que ser".

Un amigo de la familia, que se enteró de los hechos a lo largo de la tarde, prefirió no acercarse al lugar al admitir que estaba muy impactado por la noticia. Al igual que el anterior joven manifestó que padre e hijo tenían "moi boa relación". Aun así, este hombre creía recordar que Carlos había tenido últimamente "algún problema de tipo depresivo polo que creo que chegou a estar en tratamento, pero non sei se iso pode explicar o sucedido", admitía.

Este amigo subrayaba el hecho de que Pepe —la víctima— había puesto en marcha la ganadería familiar que desde hace años gestionaba su hijo: "É unha das explotacións máis importantes da zona, cunhas instalacións moi modernizadas". Este hecho, junto a que la mujer de Carlos es concejal en la corporación municipal, hace que la familia sea muy conocida en el municipio, por lo que la noticia corrió como la pólvora, sorprendiendo a todos.

Trasladado al Hula

Una vez detenido, el supuesto autor del crimen fue trasladado a la Comandancia de la Guardia Civil en Lugo, de donde posteriormente tuvo que ser evacuado al Hula, al sufrir un ataque de ansiedad.

El hombre permanece este sábado ingresado a la espera de poder pasar a disposición judicial. Fuentes judiciales han confirmado que por el momento se desconoce cuándo ocurrirá. 

La zona del crimen. XESÚS PONTE
La zona del crimen. XESÚS PONTE

Asistencia psicológica a la familia

En la casa donde sucedieron los hechos conviven tres generaciones de la misma familia, los abuelos, el supuesto autor del crimen junto a su esposa y los dos hijos del matrimonio.

Entre el dispositivo movilizado, se trasladó a un grupo de psicólogos especializados en sucesos traumáticos.

Segundo crimen en solo 12 días 

En poco menos de dos semanas de año, el de este viernes es ya el segundo homicidio que se produce en la provincia de Lugo. Este pasado jueves, Joaquín, un indigente portugués, ingresaba en prisión por la muerte de Xavier F.G., un granadino afincado en Rábade, al que presuntamente golpeó hasta la muerte con un hacha o similar, para luego ocultar el cuerpo de la víctima en una alcantarilla del polígono industrial rabadense. 

Ambos hombres abusaban del alcohol y los porros. El día del homicidio mantuvieron una violenta discusión que acabó con Xavier muerto. Tras esconder el cuerpo, Joaquín siguió con su vida y, al ver que la Guardia Civil rondaba la zona, se marchó a Sarria, donde fue detenido este miércoles mientras comía plácidamente una empanada de atún en el Campo da Feira. 

Joaquín fue acusado formalmente de un delito de homicidio e ingresó en prisión comunicada y sin fianza por orden de la titular del juzgado de Instrucción número 2 de Lugo.