viernes. 05.03.2021 |
El tiempo
viernes. 05.03.2021
El tiempo

Comuneros de Portomarín promueven una explotación cinegética comercial

Terrenos comunales en Vilaxuste. EP
Este innovador modelo permite gestionar el monte de Vilaxuste en régimen de concesión a una empresa y genera ingresos a la comunidad

La comunidad de montes de la parroquia de Vilaxuste, en Portomarín, terminó hace unos días el proceso administrativo para la declaración de los terrenos de su propiedad como explotación cinegética comercial. Este modelo, innovador en la provincia, permite gestionar estos terrenos en régimen de concesión por una empresa privada y "xera ingresos", según explicó el secretario de la comunidad, Marcos Sánchez.

Los vecinos y comuneros de Vilaxuste decidieron cambiar la estrategia de gestión de sus montes hace tres años. El detonante fue el cansancio ante la falta de respuesta a sus reclamaciones de una mayor implicación en el control de los daños causados por el jabalí a la sociedad de caza en la que estaban incluidos sus terrenos. "Agora levamos case seis meses facendo batidas supervisadas pola Administración autonómica, que están a dar bos resultados e controlan a poboación de xabaríns", explica Sánchez.

La directiva de la sociedad de montes también pedía un mejor trato a los comuneros que eran cazadores "e cos que practicamente non se contaba para nada, polo que a asamblea decidiu tomar medidas", agrega Sánchez.

El suyo no fue un camino fácil. "Foi un proceso moi longo. Alguha entidade deportiva puxo toda a carne no asador para que a decisión dos comuneiros non chegase a bo porto», recalca el secretario de la entidad. El intento de paralizar el proyecto vecinal resultó inútil, ya que se ajustaba a la legalidad vigente.

MODELO. A partir de ahora, la comunidad de montes de Vilaxuste gozará de un mejor aprovechamiento de sus recursos cinegéticos. "Trátase dun modelo de xetión pouco habitual aquí, pero que se aplica noutros lugares, como na zona de Castela-León. O lóxico é que a comunidade poida rendabilizar os seus recursos, como propietaria do monte. A empresa concesionaria da explotación cinexética comercial aportará unha cantidade e terá que manter unhas normas de sostebilidade", dice Marcos Sánchez.

Por el contrario, antes se limitaban a "soportar os danos dos xabaríns, sin obter nada a cambio", señala el directivo de la comunidad de Vilaxuste.

Tras la finalización de este proceso administrativo, llegó el momento tan esperado por los comuneros, que tratar de poner en valor medioambientalmente una zona privilegiada por su orografía y por su gran valor paisajístico.

Marcos Sánchez adelanta que muy pronto verán la luz nuevos proyectos para aprovechar al máximo el potencial forestal y agrario del terreno de la comunidad con el fin de que redunde en beneficio de los vecinos, lo que contribuye a que "non se pechen casas na parroquia, xa que a maioría pasan de pais a fillos", apunta.

La directiva de la sociedad, que promovió sucesivas mejoras en Vilaxuste en la última década, tiene previsto poner en marcha iniciativas pioneiras en Galicia "co fin de revalorizar os terreos da nosa comunidade", indica Marcos Sánchez.

Comuneros de Portomarín promueven una explotación cinegética comercial
Comentarios