jueves. 26.11.2020 |
El tiempo
jueves. 26.11.2020
El tiempo

La organización del vecino de Outeiro detenido tenía dos millones de euros en lingotes y joyas

La Policía Nacional y la Guardia Civil han desarticulado una organización de tráfico de hachís a gran escala en una operación en toda España en la que han sido detenidas quince personas, algunas de ellas en Lugo, e intervenidos lingotes de oro, plata y piedras preciosas valorados en más de dos millones de euros. Este es el saldo final del operativo en el que un lucense fue detenido el pasado mes de febrero en Outeiro de Rei.
Policía Nacional y Guardia Civil dan por desarticulada la organización con 15 detenciones en Málaga y Lugo

Una persona con residencia en Lugo ha sido detenida y otra imputada como investigada en el transcurso de una operación en la que la Policía Nacional y la Guardia Civil han desarticulado una organización de tráfico de hachís a gran escala en una operación en toda España. Fuerondetenidas quince personas en toda España, e intervenidos lingotes de oro, plata y piedras preciosas valorados en más de dos millones de euros. Este es el saldo final del operativo en el que un lucense fue detenido el pasado mes de febrero en Outeiro de Rei. 

Fuentes policiales informaron a Efe de que en ese registro domiciliario fueron intervenidos noventa cargadores de distintas armas de fuego y más de 15.000 cartuchos de munición prohibida y de guerra.

Según informan ambos cuerpos, la banda se dedicaba a distribuir grandes cantidades de hachís y marihuana desde la provincia de Málaga hasta Madrid, Galicia, Asturias y localidades del sur de Francia. 

Para distribuir la mercancía la organización utilizaba el método Go Fast que consiste en usar vehículos de gran cilindrada para transportar la droga a otros países haciendo un convoy, con un primer turismo que abre camino y que avisa a los demás en caso de detectar presencia policial para que los otros vehículos que le siguen a cierta distancia puedan huir. 

Las primeras pesquisas se iniciaron el pasado verano cuando varios agentes tuvieron conocimiento de un cargamento de hachís desde Marruecos que iba a llegar a la costa malagueña.  

En estas mismas fechas la Policía Nacional comenzó a investigar a una organización que estaba operando en Málaga y cuyos integrantes, de nacionalidad española, marroquí y brasileña, eran residentes en las localidades malagueñas de Marbella, Mijas y Ronda y se dedicaban al narcotráfico, principalmente de hachís, utilizando vehículos.

 En el transcurso de las pesquisas los agentes de ambos cuerpos se percataron que se encontraban investigando a las mismas personas y decidieron unir fuerzas. 

Fruto de esta investigación conjunta se constató que el grupocontaba con un domicilio ubicado en el término municipal de Coín (Málaga), que utilizaban como “guardería” y desde donde se distribuía la droga. 

En la primera fase de esta operación conjunta los agentes actuaron contra la rama de la organización que se dedicaba a la vigilancia y transporte de la droga desde esta vivienda. 

Por ello, se puso en marcha un dispositivo policial que interceptó un vehículo que procedía de dicho domicilio y que transportaba oculto en un doble fondo una gran cantidad de hachís, por lo que fueron detenidos su conductor y otro ocupante. 

Posteriormente se registró la vivienda en la que fueron arrestadas dos personas más y se hallaron más fardos de hachís y un arma de fuego. 

A raíz de estas detenciones la investigación se centró en los miembros del grupo asentados en las provincias de Málaga y Lugo, que se dedicaban a suministrar sustancias estupefacientes a otras organizaciones delictivas asentadas en Galicia y Francia. Además, se interceptó otro envío de droga con el que fueron detenidas cuatro personas más y se incautaron 356 kilos de hachís y 103 de marihuana. 

Tras estas detenciones, la Policía y la Guardia Civil identificaron al resto de los miembros de la banda y se procedió a realizar ocho registros domiciliarios y a arrestar a ocho personas en las provincias de Lugo y Málaga. 

Como resultado de toda está investigación han sido intervenidas veinte armas de fuego, incluyendo un fusil de guerra, así como más de 15.000 cartuchos de munición, 17 kilos de lingotes de oro, 47 de plata y 88 diamantes y esmeraldas, con una tasación total que supera los dos millones de euros. 
Además, se han inmovilizado siete cuentas bancarias con más de 400.000 euros, así como más de medio millón de acciones de empresas en el extranjero y se han intervenido cinco vehículos. 

La organización del vecino de Outeiro detenido tenía dos millones...
Comentarios