Sábado. 22.09.2018 |
El tiempo
Sábado. 22.09.2018
El tiempo

El vidente del Ángel Carro

Aficionados rojiblancos, en el Lugo-Cádiz de 2012
Aficionados rojiblancos, en el Lugo-Cádiz de 2012
Belencoso fue el más optimista de la plantilla después de soñar con el ascenso unos días antes de comenzar un play off histórico para el Lugo

Un manchego con dotes de adivino para soñar con un triunfo que acabó por llegar. Mientras la plantilla y la afición del Lugo mantenían la cautela, Juan Carlos Rodríguez Belencoso soñaba con un ascenso que acabó por llegar tras una eliminatoria épica frente al Cádiz.

"El único que decía en la primera fase que íbamos a ascender era Belencoso. Dijo que lo había soñado. Belencoso llegó al vestuario donde estábamos todos y dijo: ‘chavales, que sepáis que vamos a ascender, que lo he soñado y está para nosotros’. Y así fue", revela Víctor Marco.

El delantero nacido en Albacete fue de los pocos que exteriorizó su confianza absoluta en el ascenso. "No había alguien más optimista de lo normal, todos teníamos confianza. Habíamos pasado eliminatorias, teníamos confianza y compañeros que habían jugado play off. Sabíamos que podíamos defender lo que habíamos sacado", valora el defensa José Belfortti.

"La gente era muy cauta, a pesar de que todos sabíamos en nuestro interior que teníamos mucho camino hecho, aunque el partido de Cádiz era muy complicado", manifiesta Quero.

AFICIÓN EJEMPLAR. Los jugadores se sintieron siempre arropados por la afición del Lugo, que vivió con ilusión la semana posterior al 3-1 del Ángel Carro.

"Vivía en Augas Férreas e iba todos los días al parque con mis hijas. La gente te venía más y te intentaba animar. Se veía más la euforia, la gente estaba muy ilusionada con el resultado, con ganas de tocar la Segunda División", dice Félix Quero.

"La gente era bastante cautelosa tras el 3-1 y por el varapalo del año anterior, aunque a Cádiz vino mucha gente y nos apoyó mucho. Fue muy bonito y especial", indica Víctor Marco.

El equipo siempre sintió el calor de la gente en una eliminatoria histórica. "Recuerdo que vinieron a apoyarnos al entrenamiento y en ese sentido fue espectacular. La afición de Lugo siempre apoyó al equipo. En cinco años que estuve allí siempre sentí su apoyo y su fuerza para conseguir los objetivos", valora el valenciano Víctor Marco.

El vidente del Ángel Carro
Comentarios