El Arde Lucus mantiene el tirón y augura el lleno de habitaciones y mesas en Lugo

La mayor parte de los restaurantes del centro ya tienen casi todo completo para el sábado y gran parte para el viernes y el domingo
Recreaciones Arde Lucus
photo_camera Recreaciones Arde Lucus

Las personas que tengan previsto pasarse por Lugo durante el próximo fin de semana para disfrutar del Arde Lucus están cerca del límite de tiempo: a estas alturas no solo escasea la oferta de habitaciones de hotel y pisos turísticos, sino que encontrar dónde comer y cenar cerca del centro a partir del viernes por la noche puede convertirse en una hazaña equiparable a la construcción de la muralla.

Y eso que, según los empresarios del sector con los que ha hablado El Progreso, no se está percibiendo este año nada especialmente reseñable ni anormal. Es decir, que se trata, nada más y nada menos, de la confirmación una edición más del tirón que tiene esta fiesta de recreación histórica.

El tirón para los visitantes puede medirse en la demanda notable de alojamiento, pero es en las reservas de mesas en los restaurantes donde se mide además la aceptación que el Arde Lucus tiene entre los propios lucenses. Estos, casi siempre en grupos, son mayoría en los libros de reservas de los locales, sobre todo los del centro.

En muchos ya no es posible conseguir una mesa para el próximo fin de semana. "Para comer el viernes aún queda algo, pero para la noche y el sábado está todo lleno. Y para el domingo me quedan dos mesas", detalla Iván, propietario del Antas de Ulla, un clásico de la Rúa Miño, epicentro de la fiesta.

Para comprender la dimensión, hay que decir que tiene dos turnos de comidas y dos de cenas: en total, más de 300 plazas entre comedor y terraza. Sin embargo, también aclara que "para nosotros es lo habitual en el Arde Lucus, no es nada especial de este año".

Mucho grupo caracterizado 

La misma opinión comparte Conchi, del mesón A Rúa, otro de los clásicos de la Rúa Nova. Allí todavía pueden encajar alguna mesa el viernes, aunque "el sábado es más difícil; no imposible, pero tendría que poner yo la hora". Habría que ir a cenar a las 20.00 horas. Tiene "de todo", tanto locales como visitantes, pero sobre todo de los primeros porque "viene casi todos los grupos caracterizados".

Paco, del restaurante España, si nota que este año va "algo mejor que el pasado, pero porque el pasado fue malo al coincidir con San Juan". De momento, ya tiene completo el sábado para comer, y solo unas pocas mesas libres para la cena. "Nos queda más para el domingo, pero es porque el España cierra los domingos habitualmente y mucha gente no sabe que ese domingo abrimos".

Fuera de categoría se sitúa el Miraz, cuyo propietario, Suso, puede presumir de que "a nosotros nos da igual Arde Lucus que San Froilán, estamos llenos casi todos los fines de semana del año". Son 155 servicios por turno (no doblan) ya reservados para viernes, sábado y domingo, comida y cena. Según Suso, todos clientes habituales, "porque nos suelen reservar incluso ya de un año para otro".

Fuera de murallas 

El panorama fuera del centro no es muy diferente. En la cercana zona del Parque, la pulpería O Xugo también está completa para viernes, sábado y domingo, aunque con un matiz: "Otros años teníamos todo reservado pero hacía ya tres meses", afirma José Antonio, "yo creo que este año hay menos consumo, es económicamente peor".

De camino al Parque está la privilegiada zona de Recatelo, donde el bar del mismo nombre pondrá caldeiro con pulpo, pero gestionado de una manera peculiar. "Si hubiera cogido todas las reservas por las que me han llamado", afirma Rubén, "lo tendría lleno, pero no acepto reservas salvo de clientes a los que conozca porque otras veces se me han quedado muchas mesas colgadas o vienen a las horas que les da la gana". Este hostelero si que percibe más interés por parte de la gente que el año pasado, "que fue el peor al coincidir con el San Juan". Espera llenar.

Hay muchas más opciones, claro, pero ya hay que alejarse del epicentro de la fiesta. Por ejemplo, una referencia para el pulpo en A Milagrosa, A Lareira, también suma ya reservas, sobre todo para el sábado "y más bien a la hora de la comida que de las cenas", valora Marina, "porque por la noche al estar todos los actos en el centro la gente va allí". Reconoce, no obstante, que en su zona "el Arde Lucus se nota mucho".

Alojamiento a partir de 120 euros por noche 

En los buscadores de internet todavía se puede encontrar alojamiento en Lugo para los días fuertes del Arde Lucus, que aunque comienza el jueves 13 suele concentrar su atractivo en el viernes, sábado y domingo. De todos modos, de lo poco que queda nada está por debajo de los 120 euros por noche.

El precio mejora si en lugar de dos noches (viernes y sábado) se contrata también la del jueves, pero para conseguir algo por debajo de ese precio hay que irse ya a los alojamientos del polígono de O Ceao o incluso a localidades cercanas.

La oferta es también muy escasa a estas alturas en el sector de los alojamientos turísticos, que además presentan en bastantes casos unos precios más altos incluso que los hoteles.

En uno de los principales buscadores se ofrece un apartamento de una habitación, para dos personas y en el centro, por 621 euros del día 13 hasta el 16.

Comentarios