domingo. 23.01.2022 |
El tiempo
domingo. 23.01.2022
El tiempo

Ramón Roca Maseda

Ramon_Roca_Maseda_CROMO

Ramón Roca, todos los coches que dejan huella

El médico de Ribadeo había hecho de su afición histórica por los automóviles una segunda profesión como especialista

El Progreso 10/01/2022

LA ERUDICIÓN ES incompatible con la pedantería y compañera de la amenidad. Ramón Roca Maseda (Ribadeo, 1949), era el vivo ejemplo de todo ello en su especialidad, los coches históricos y la historia de los coches.

Había nacido en A Devesa tal día como hoy, 10 de enero del año citado, por lo que le correspondería cumplir 73 años. No pudo ser, pues fallece el pasado mes de diciembre. De su infancia nos ha dejado un testimonio significativo que nos permite situar en el tiempo el nacimiento de su afición, pues en algún momento declara que “todos, todos mis juguetes, fueron coches”. ¿Qué diría el ministro Garzón al respecto? ¿Le obligaría a jugar con algo que no fuese de su agrado?

Su otra vocación fue la Medicina, porque los automóviles, tal como los trataba él, no dan dinero, más bien todo lo contrario, lo quitan ya que te roban tiempo, tienes que proveerte de revistas, haces viajes y como decía él, acabas por ponerle un piso a todo lo que acumulas.

Él llega a reunir 15.000 revistas, a las que debemos sumar otros 10.000 catálogos de los distintos modelos, así como una documentación muy diversa que lo convertía en el especialista español por excelencia en este campo. Buena prueba de ello es su magistral volumen ‘El automóvil en la historia de España’, para el que nos había solicitado algunas fotografías y datos, y en el que figuramos, pese a no tener carné, ni haber conducido jamás.

Previamente, en el arranque del siglo, se la pedimos nosotros para integrar las tertulias de TeleLugo, pues como queda dicho, Ramón era un ejemplo de amenidad y de cabeza bien ordenada, que siempre luce en esos cometidos.

En Santiago había sido uno de los alumnos de Medicina que inauguran el Burgo de las Naciones finalizando la década de los sesenta. Lo hizo con beca, porque su expediente se lo permitía. Su especialidad médica fue la medicina del trabajo.

Él centra su interés en aquellos coches que no están customizados, los coches populares, a los cotidianos y no a los prototipos. Su simpática conclusión  era que “todos los coches van al cielo, aunque alguno, por culpa del mal gusto de su dueño tenga, que pasar por el purgatorio”.

Patrono y miembro de la Fundación cultural del RACE para el estudio de la historia del automóvil desde su creación el año 1989, establece una estrecha colaboración con Pablo Gimeno Valledor que dará como fruto varios libros tan bien escritos como documentados.

Uno de ellos es ‘Authi y los Minis españoles’, y otro, en torno a un gallego genial, ‘Los Dodge españoles. La prodigiosa aventura de Eduardo Barreiros’. Como no podía ser de otra forma, el tándem de historiadores abordó también El Seat 600... y España ya no fue la misma, sobre el mítico utilitario.    

Como colaborador periodístico publica en  ‘Motor Clásico’, ‘Clásicos del Motor’, ‘Super Auto’, ‘Autofácil’, ‘Car’, ‘Motor 16’ y en la web 8000 vueltas.com.

Hace cuatro años fue invitado por el Museo de Historia de la Automoción de Salamanca de la Fundación Gómez Planche, para que en su  departamento de ingeniería mecánica (Área de Máquinas y Motores Térmicos) de la Escuela Politécnica Superior de Zamora (USAL), ofreciese una conferencia sobre el Automóvil en la Historia de España.

Una vez más Ramón cautiva al auditorio con su exacto relato sobre los avatares y anécdotas del mundo del motor, como lo había hecho siendo profesor de cursos de historia del automóvil celebrados en la Universidad Carlos III de Madrid y en Granada.

Estaba casado con Amalia López Mazoy.

Ramón Roca Maseda