miércoles. 05.08.2020 |
El tiempo
miércoles. 05.08.2020
El tiempo

María Dolores Liz Arias

Lolita Liz, pionera del baloncesto y el voley 

En su época, Lugo dominaba con claridad entre las provincias del noroeste y eran las terceras de España

El Progreso 02/08/2020

LOS PARTIDOS SE juegan en la Casa de Falange o en el campo del Mercantil. Al principio el esquema de juego es el más sencillo que se pueda suponer: con la pelota, todas a atacar; sin ella, todas atrás.

De las enseñanzas sobre cómo botar, defender o lanzar a canasta se encargan algunos soldados catalanes que tras la guerra hacen el servicio militar en Lugo, bien en el regimiento de Caballería 18, o en el de Infantería 30. Las jugadoras son las camaradas margaritas de la Sección Femenina y del Frente de Juventudes. No cabe otra opción.

La mayoría de las veces se enfrenta el equipo azul al equipo blanco. El rojo es inimaginable. Pero cuando la cosa se pone seria y hay que vérselas con algún equipo de otros ámbitos, entonces se llaman Sindicatos, Juventudes o Flechas Azules, las primeras formaciones del baloncesto femenino de la ciudad.

María Dolores Liz Arias (Lugo, 1926), es una de ellas y a su lado, Lolita de la Mota, Maruja Tomé, que también arbitra, Lolín Casariego, Marije Feliz, Ana María Niño o Luisa Campoamor.

Los primeros encuentros, cuando la prensa anuncia que el cinco inicial “se decidirá en el campo de juego”, terminan con resultados exiguos: 8-4, 6-2 y por ahí. Pero no se crean, las chicas de Lugo aprenden muy rápido y mediados los cuarenta forman el conjunto más fuerte del noroeste. El más fuerte sin exagerar y con apabullante diferencia, como lo demuestran los resultados obtenidos en 1943 durante el Campeonato Interprovincial celebrado en A Coruña. Vamos a darnos el gustazo de repasarlos uno por uno: Lugo, 52 – León, 4. Lugo, 48 – Pontevedra, 2. Lugo, 56 – Ourense, 2 y Lugo, 80 – Coruña, 2.

El trabajo de los soldados catalanes ha dado frutos tan rotundos como los que se desprenden de esos tanteos. Un segundo encuentro con Coruña deja un marcador de 51 a 3 a favor de Lugo.

Lo malo es que en la fase nacional siempre tropiezan con selecciones más potentes que ellas, las provenientes de Cataluña y Canarias, pero eso no les impide presumir de ser las terceras de España. 

Lolita Liz, nacida en la calle de la Cruz, estudia con las josefinas, tanto en el primitivo local de la calle Reina, como en el chalet de la calle Santiago, anteriores ambos a su actual edificio. También es pionera en la ciudad del balón volea, hoy voley y participa en demostraciones gimnásticas también muy iniciales.

Estudia Magisterio, mitad por vocación, mitad porque es la opción que le queda más cerca. A partir de terminar la carrera inicia un recorrido de diez años que le llevará a las escuela de Carral (Begonte), Santalla de Alfoz (Triacastela), Guitián (Sarria), Veigas (A Fonsagrada), Zoás y Piñeira (Taboada) y Lourenzá.

De nuevo en Lugo, Lolita se convierte en una fiel seguidora del Club Deportivo Lugo, integrada en la peña Los amigos del bar Kennedy. Y no solo eso, sino que trabaja sin cobrar una peseta en la oficina durante la presidencia de García Pena. Todo ello hace que el club la nombre socia de mérito, madrina de honor y en otra ocasión le entregue un broche de oro y un balón con las firmas de los jugadores.

Entra a trabajar _ aquí con sueldo _, en la oficina de Emigración hasta su jubilación en 1972, aunque mantiene la colaboración con ese organismo otros seis años.

Lolita es la cuarta de los hermanos Liz Arias, entre los que se encuentran Plácido, Herminda, Alejandro y María del Pilar. Alejandro morirá a los 32 años en un accidente de tráfico en Córdoba, donde era profesor de la Universidad Laboral.

María Dolores Liz Arias
Comentarios