lunes. 02.08.2021 |
El tiempo
lunes. 02.08.2021
El tiempo

Julio Pérez de Guerra

Julio_Perez_de_Guerra_CROMO

Julio Pérez de Guerra, redactor de El Debate

El abogado y periodista de Chantada es secretario del Ayuntamiento de Lugo durante muchos años

El Progreso 16/07/2021

EN LOS AÑOS sesenta el Senado lucense lo forman Pardo Baliña, Vázquez Seijas, el médico Pedreira, Narciso Peinado, Nicandro García Armero y Julio Pérez de Guerra (Chantada, 1893), con incrustaciones más o menos esporádicas de otros ilustres contertulios en los salones del Círculo.

Era hijo de la chantadina Antonia Guerra Díaz-Varela y del tudense Martín Pérez Pérez, hermano del presidente de la Audiencia Territorial de Manila, Maximino Pérez, que lo acoge en su casa de Madrid cuando se dispone a estudiar Filosofía y Derecho.

Pero en ese momento Julio ya ha recorrido mundo. Por ejemplo, nada más nacer, se convierte en el Niño de la Castaña, como lo llaman en Antequera, donde su padre es juez. Y después, Vitoria, Lugo, Ourense, Valladolid y vuelta a Chantada.

Hemos localizado lo que tenemos por su primera colaboración en letra de imprenta. Se trata de un cuento navideño ambientado en Chantada que titula El niño pobre y que publica en un sitio rarísimo, La Defensa de Alcoy, en diciembre de 1909. Si alguien localiza uno anterior, nos comemos todo lo dicho. 

En cualquier caso, Pérez de Guerra siempre publicó donde pudo y pudo en muchos sitios. Desde La Integridad de Tui a El Progreso, pasando por un proyecto juvenil de 1912 que iba a llamarse El Alerta y acaba siendo El Centinela, que viene a ser lo mismo.

Dirigidos por quien será alcalde de Chantada, Lorenzo Vázquez Maceda, Julio, el sacerdote Marcial García Cereijo y otros se erigen en defensores “de los que trabajan, comen y rezan”. Luego, en 1916, escribe en la chantadina Hidalguía, donde hace un canto al regionalismo dentro de la unidad española. Y también La Ilustración Gallega, La Región, El Eco de Galicia, Vida Gallega, La Gaceta del Norte de Bilbao, El Ideal Gallego o Galicia Social Agraria.  

De mayor enjundia fue su etapa en El Debate, en cuya redacción ingresa el mismo día que Nicolás González Ruiz, fundador de la Escuela de Periodismo de la Iglesia y futuro director de la misma.

Pérez de Guerra era ya ferviente seguidor tradicionalista y de acendrada fe católica. En 1915 llama a la puerta de Juan Vázquez de Mella para conocerlo antes de que el asturgalaico presente su programa político.

En esa misma línea será redactor-jefe de La Voz de la Verdad el año 1918, y director en 1920. Dos años importantes en su vida. El primero, porque se casa con Milagros Vázquez Campo; el segundo, porque comienza a ejercer como abogado en Lugo. Tendrá siete hijos.

El año 1924 presenta la ofrenda del Antiguo Reino de Galicia y a lo largo de su vida  es secretario de la  Federación de Acción Católica Agraria, directivo de la Orden Tercera Franciscana, de los  Amigos de los Castillos y secretario del Círculo das Artes con Antonio de Cora como presidente, la misma relación con la que están al frente de la Asociación da Prensa.

También se encontraron en el foro, al lado o enfrente, como en el asesinato del maestro de Santa Uxía de Asma (Chantada) Aniceto Pereira, del que Pérez de Guerra fue acusador privado. “Le mandaron una bomba a su casa. Explotó y para darle una idea de cómo quedó el pobre hombre le diré que la cabeza apareció a unos doce metros del dormitorio”. 

Desde el año 1925 está al servicio del Ayuntamiento, del que es secretario interino y desde 1936, en propiedad, con Mauro Varela Fernández como abogado asesor. Preside también el Colegio Provincial de Secretarios.

Es autor de una memoria del Ayuntamiento en 1939 y de Horas de Hispanidad. Hombres, hechos y problemas, de 1940. 

Julio Pérez de Guerra
Comentarios