miércoles. 26.01.2022 |
El tiempo
miércoles. 26.01.2022
El tiempo

José María Fontela

Jose_Maria_Fontela_CROMO

José María Fontela, el rey del vidrio de Ansemar

El emigrante de Castro de Rei consigue una de las empresas más importantes del sector en la patria de Messi

El Progreso 06/12/2021

DENTRO DE DOS años se cumple el siglo desde que José María Fontela (Castro de Rei, 1904), abandona su parroquia de San Salvador de Ansemar, protegido como puede del frío decembrino, para embarcarse en el puerto coruñés rumbo a la Argentina.

Estará cuarenta y cinco años antes de regresar a  Ansemar, donde la emoción se desborda. José María vuelve con la vitola de triunfador, con toda su vida laboral cumplida y con la ilusión de dedicar ahora todos sus esfuerzos al Centro Gallego de Rosario de Santa Fe, la ciudad en la que reside desde un año después de llegar.

En realidad ya había sido tesorero y uno de los impulsores del Parque de España, un ambicioso complejo urbanístico, que consta, además del parque en sí, de un centro cultural de la AECID (Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo), y el Colegio Internacional Parque España, en la ribera del río Paraná.

José María sabe que le aguardan muchos sacrificios si quiere alcanzar la ansiada prosperidad y cuál es su ideario político hacia España y Galicia. Por eso dirá que quien se presente como enemigo de una u otra, será también su enemigo.

_ En Argentina predominan los que nos sentimos españoles y gallegos, pero alguno hay que no.

Tras unos primeros trabajos de supervivencia, entra a trabajar en una empresa dedicada al vidrio. Le gusta el sector y se empapa de todo cuanto debe saber antes de independizarse. Reúne 1.500 pesos y con ese capitalazo se lanza a conquistar el sector por su cuenta.

Algo ve en él el dueño de su empresa, que en vez de retenerlo, le pide que lo admita como socio, a lo que Fontela se niega. Quiere capitanear el proyecto y hacerlo en solitario. “Algo mío de verdad”.

Estamos en 1944 y entonces nace la que hoy es Sociedad Anónima Comercial e Industrial José M. Fontela e Hijos, una de las principales fabricantes de cristal y productos de vidrio, que lleva a cabo, entre otras obras, el aeropuerto de Rosario.

Antes de conseguir esa prominente posición, José María dedica a su proyecto 18 horas diarias. El resto es para su familia _ tres hijas y un hijo _, para el Centro y para esa particular lucha que mantiene contra los enemigos de España.

Uno de los temas recurrentes entonces es el rechazo a la bandera española, a la que algunos socios califican de franquista, frente a la republicana. “Yo he conseguido que en nuestro Centro ondee con el beneplácito de todos...”.

Su mujer es argentina, pero él afirma que los seis son más españoles, en todo, que argentinos... “En mi casa, se come y se duerme hablando de España y de Galicia”.

Cuando José María deja la empresa, la preside Nilda Lidia Fontela de Vega, y la vicepreside  José Juan Fontela, mientras que la directora es Alicia Susana Fontela y el adjunto a la dirección, Marcelo Gabriel Fontela.

Entonces hace el ansiado viaje de regreso a España y en el trayecto debe atender a una mujer de Valencia que necesita ayuda. En pago a su cortesía, la mujer invita al matrimonio a que pasen las Fallas en su casa.

El hombre no cabe en sí de gozo y antes de regresar a Argentina habla de la invitación y de su llegada a Ansemar de la mano del maestro Alvito Fernández de la Peña como de verdaderos milagros.

Para el Centro Gallego sueña con un gran edificio mediante un canje de la propiedad, valorada en unos siete millones de pesos en 1966. El centro data de 1956, creado tras la fusión con el Centro Saviñao, ya que en los primeros años del XX llegan a Rosario muchos emigrantes de este municipio.

José María Fontela