domingo. 29.05.2022 |
El tiempo
domingo. 29.05.2022
El tiempo

Jesús Méndez Senande

Jesus_Mendez_Senande_CROMO

Méndez Senande, ondas desde Lugo hacia todo el mundo

El radioaficionado de Castro de Rei ha contactado con 340 países y ganó numerosos concursos

El Progreso 20/01/2022

ES UNO DE los radioaficionados españoles de mayor prestigio. De mayor alcance, podríamos decir para  mantener el argot. Jesús Méndez Senande (Castro de Rei, 1941), queda atrapado por la actividad cuando tiene 14 años y desde entonces acrecienta sus logros en el mundo de las ondas bajo el indicativo EA1JO, conocido en los cinco continentes.

Su familia materna procede de Guestrar do Carballal, en Palas de Rei, donde nace Carmen Senande Agra, empleada de la Droguería Galaica, donde conoce a su padre, José Méndez Ascariz. Los tres trabajarán en aquel establecimiento de la calle San Marcos.

Desde 1968 tiene licencia de radioaficionado, y no es asunto baladí disponer de una, pues entonces supone tanto como poder comunicarse con todo el mundo sin censura, o casi.

Por eso en comisaría lo someten a un exhaustivo interrogatorio que descarte la posible militancia republicana de sus padres, o cualquier atisbo de disidencia en el peticionario, como así era en realidad, pues las intenciones de Jesús no van por ese lado, sino por el de conseguir los mejores contactos.

Mucho antes de la llegada de los móviles, Jesús habla desde su automóvil gracias al repetidor de O Páramo. Eso es un motivo de satisfacción, como cuando escucha por primera vez una voz que proviene de América.

También recuerda con emoción cuando logra oír el primer satélite. “Tenías que calcular la órbita y podías escuchar durante 8 minutos una conversación. La mía fue entre un americano y un alemán”.

Su currículum incluye contactar con 340 países y estar a falta de hacerlo con las islas Crozet, pertenecientes a los Territorios Australes Franceses del Índico, para conseguir el cien por cien de las conexiones posibles. Quizás a estas alturas ya es un objetivo conseguido.
No obstante, las conexiones pueden establecerse por telegrafía, con morse, y por telefonía, Él prefiere las primeras, porque se lanzan más lejos y además, no molestas a tu familia con los gritos, dijo alguna vez de broma.

En una época le gustaba participar en concursos y la última vez que lo hace, lo gana. Había que contactar con el mayor número de países en cuatro horas. Cuando lleva 28, media hora antes de finalizar el tiempo, se cansa y se va a la cama. Al día siguiente le dicen que ha ganado.

El inicio de su actividad conlleva, casi por obligación, el coleccionismo de piezas y aparatos relacionados que hoy constituyen un museo de unas quinientas piezas que existe, primero en Lugo, y luego en Matodoso (Castro de Rei). Desde hace años ya no entran nuevas piezas, aunque durante trece anos se desplaza a una feria alemana del sector para hacerse con las marcas de su interés, como Drake, Hewlett Packard, Ameco, Kenwood, Marconi, RCA o Collins, que es la mejor según su criterio. 

Su intención es donar su colección si se construye un museo de la radio en la zona. También abogó por la puesta en valor de las antenas alemanas de radiofaro Consol. En 1998 contacta con quien resulta ser el presidente del Royal Institute of Navigation británico, y cuando descubre desde dónde le habla Jesús, el hombre se emociona. Era Lugo, “la ciudad del Consol”, como la llamaba.

Después vino la desilusión al saber el abandono sufrido por las antenas y es que “hay que diferenciar tecnología de política”, dice Jesús. Pero su mensaje no llega a donde tenía que llegar, y eso que no era lejos.

Es Botón de Oro de la Unión de Radioaficionados Españoles por sus 50 años de actividad.

Jesús Méndez Senande