Ramiro Villamor García

Ramiro Villamor, nacido para ser O gaiteiro de Santo Xusto

Su nieto Bruno Villamor, también gaiteiro, ejerce de biógrafo del músico en un documentado libro

Ramiro_Villamor_Garcia_CROMO

El Progreso 14/02/2022
 
EL MÚSICO RAMIRO Villamor García (Toques, 1913) es lucense por parte de vida y de apodo, ya que es O Gaiteiro de Santo Xusto, en Palas de Rei, a quien uno de sus 19 nietos, Bruno Villamor Gay (Lugo, 1978), dedica un precioso y documentado libro que nos facilita el trabajo de penetrar en su vida.

Ramiro sigue a su madre cuando esta y su marido se trasladan  como caseros a A Graña, en San Xiao do Camiño (Palas de Rei). Allí, además de ayudar con el ganado y la tierra, ejerce de carpintero y barbero. La primera de estas habilidades le va a permitir la invención y fabricación de una máquina para limpiar el trigo, que lleva a cabo con 17 años y que será una fuente de ingresos para la familia, pues la alquilarán a otras casas de la comarca.

Conoce y se enamora de Francisca Vázquez Mariz pocos meses antes del estallido de la guerra, a la que en un primer momento no debe ir al ser descartado por sus condiciones físicas, pero que más adelante no le servirán para evitar el reclutamiento.

Está en Asturias, Teruel, Alicante y Castellón y por suerte para él, se mantiene siempre como barbero de la tropa, el Barbero de Grullós, como se le conoce en referencia al pueblo asturiano donde comienza a pelar barbas.

En 1941, con 27 años, se casa con Francisca, que todavía tiene 18. Nacerán seis hijos, Pepe, Beatriz, Elías, Lourdes, Xaime y Carlos.
Además de dedicar el día al campo y sus trabajos como albañil y carpintero, siempre acaba la jornada atendiendo a la gente que acude  a su casa para cortarse el pelo o afeitarse.

En vísperas del Entroido, ensaya con los rapaces los cantos y bailes propios de esa época y remata su lista de oficios con las funciones de practicante, que le corresponden al más puro estilo clásico de los barberos metidos en medicinas.  

Ramiro es autodidacta musical. Aprende a tocar las pipas o aerófonos de soplo directo mientras cuida el ganado y de ello pasa a una flauta, construida por él mismo. Durante la guerra no abandona su práctica y al regresar, en poco tiempo adquiere fama de hacerlo bien. 

Llegado el momento prepara a sus hijos para que puedan acompañarlo en sus actuaciones. Con el fin de participar en la clausura de la Cátedra musical de la Sección Femenina de Pidre en 1960, se contempla la posibilidad de contar con una gaita y que sea Ramiro quien la toque, por ser el que más cerca está del instrumento.

Como no dispone de ninguna, le pide prestado su instrumento al gaiteiro de Vilauchada, cerca de Santo Xusto. A partir de entonces, si no puede disponer de esa gaita, utiliza la que existe en el pazo de Chorexe, propiedad de Bernardino Pardo Ouro.

En Chorexe actúa Ramiro siempre que hay fiesta, en especial en San Sebastián y San Bernardino, con activa participación de Conchita Teijeiro y toda la familia, que también organizan allí concursos de baile.

La actuación en Pidre le exige muchos ensayos y de esa esfuerzo surgirá el nuevo músico. En el acto está el obispo Ona de Echave, el alcalde Manuel Soto, Eduardo Urgorri y Pardo Ouro, en cuyo pazo almuerzan todos. Acaba de nacer o gaiteiro de Santo Xusto y con él toda una serie de actuaciones que extenderán por toda la comarca de A Ulloa y los municipios cercanos.

Su nieto cuenta las dos versiones que existen sobre la adquisición de su primera gaita. Bien que es un regalo del obispo Ona, bien que la compra Ramiro que sus ahorros.

Bruno, fundador del grupo Caldaloba, reúne en su publicación muchos más datos y testimonios que ilustran la fama de este músico fallecido en 1994.

Más en Álbum de los lucenses