domingo. 27.09.2020 |
El tiempo
domingo. 27.09.2020
El tiempo

Bartolomé Teijeiro Sanfiz

Bartolomé Teijeiro, copista de Van der Goes 

El catedrático de dibujo lucense, desplazado a Monforte, redescubre el cuadro que vivirá una polémica venta

El Progreso 16/07/2020

EL RESPONSABLE INDIRECTO de que la Adoración de los Reyes de Van der Goes sea vendida a los alemanes es Bartolomé Teijeiro Sanfiz (Lugo, 1825), catedrático de Dibujo del Instituto y primera persona que intuye la calidad del cuadro, arrumbado en un rincón oscuro del Colegio de la Compañía monfortino hasta que él lo examina y comienza a arrojar luz sobre la obra, nunca mejor dicho.

Teijeiro vive en Monforte de 1848 a 1862 como profesor del Instituto Provincial de Lugo. Son los años en los que el centro está en el Colegio de la Compañía. Entonces lo estudia y encuentra las iniciales PPR en uno de los sables, lo que le hace pensar que podría ser la firma de Pedro Pablo Rubens, pero la obra es anterior.

Entonces lo copia, consciente del valor intrínseco del cuadro y a partir de su intervención, comienza a hablarse de su importancia.

En concreto es el año 1872 cuando la Comisión de Monumentos de Lugo comunica su existencia a la Real Academia de San Fernando, aunque sólo en 1909, muerto ya Teijeiro, se atribuye a Van der Goes, por parte de Antonio Méndez Casal.

El cuadro había sido adquirido por el cardenal Rodrigo de Castro, durante un viaje a Flandes en 1558 y aunque lo citan varios documentos, llega al siglo XIX sin que se tenga una información clara de su importancia. Después vendrá el episodio de la venta a Alemania, ya tratado en esta colección.

Bartolomé había nacido en el número 23 de la calle San Roque, el día 24 de agosto. Hijo de Francisco Teijeiro y de Dominga Sanfiz, estudia tres años de Filosofía en el Seminario y en 1845 es nombrado catedrático interino del Instituto de Lugo, para la cátedra de dibujo lineal, adorno y figura, hasta que tres años después se traslada a Monforte con el propio cambio de sede. 

Bartolomé se casa con Antonia Paradela y Sánchez, y ambos serán padres de nueve hijos. Él nunca conocerá la auténtica dimensión de la obra, ni los episodios vividos por Monforte y España entera en torno a la polémica venta.

Por eso, cuando muchos años después el redactor de El Progreso, Luis Rodríguez, le dedica un reportaje reconociendo su labor, se encuentra con que ni su nieta, ni los bisnietos saben nada de su papel en relación con el cuadro.

En 1859 es nombrado miembro de la Junta Local de Instrucción Pública; en 1863, de la Junta Municipal de Beneficencia y en años sucesivos ocupa diversos cargos públicos y es académico correspondiente de las Tres Nobles Artes de San Fernando.

Asimismo es autor de trabajos muy renombrados por los investigaciones posteriores, como es su Breve reseña historico-descriptiva de la Catedral de Lugo, de las iglesias de Santo Domingo y San Francisco, y los conventos del mismo nombre, y del Monasterio de San Julián de Samos. 

También firma Ligeros apuntes sobre la importancia de la ciudad de Lugo durante la dominación romana, y en 1891 concurre al Certamen de la Asociación de Escritores y Artistas de Lugo, con sus Estudios histórico-arqueológicos sobre las murallas de Lugo, que merecen una mención de honra.

En 1892 es socio de mérito de la asociación Sociedad Económica de Amigos del País, de Pontevedra, y se le otorga un accésit a su trabajo Estudio sobre las medidas conducentes a mejorar la condición económica y social del obrero de Galicia.

Se jubila en 1900, pero permanece en la cátedra hasta 1902.    En ese momento pide autorización para acudir a la consulta de un médico en Madrid y el 2 de enero de 1906 fallece a causa de una bronconeumonia.

Bartolomé Teijeiro Sanfiz
Comentarios