Domingo. 20.01.2019 |
El tiempo
Domingo. 20.01.2019
El tiempo

J.J. Vaquero: "Salí escoltado al escenario"

J.J. Vaquero. EP
J.J. Vaquero. EP

El cómico JJ Vaquero, guionista de ‘El hormiguero’ y compañero de espectáculo de Dani Mateo, presenta en el Gustavo Freire su show ‘Monólogos’ este viernes a las 21.30 horas

DE TRABAJAR en un bar Gofi del Carrefour a vivir del humor. JJ Vaquero empezó tarde con el oficio pero, desde entonces, no tiene descanso. Con el espectáculo que comparte con Dani Mateo, Nunca os olvidaremos, recorrió buena parte de España pero también conoció la peor cara de la profesión: la ofensa en vez de la risa.

Con las redes sociales tiene que ser humorista las 24 horas...

Yo intento que las redes sean profesionales y no personales. No tendría redes sociales, de hecho tardé mucho. Las hice porque en mi profesión son un apoyo y una publicidad. Puede parecer que soy cómico 24 horas al día, pero cuando no estoy en las redes y mi hija me pide ayuda con los deberes, ya solo soy medio cómico. Del todo no me libero nunca.

Habla mucho de sus hijas en los monólogos y las redes.

Observo lo que tengo delante.

El humor se hace con lo que se tiene a mano...

En los monólogos se trata de observar el día a día y sacar a relucir al público cosas que ellos han vivido en este último mes y que a lo mejor han pasado por alto porque su profesión es otra.

¿El espectáculo de Lugo no es el mismo que el de hace unos meses?

Es un monólogo actualizado. Estos días hablo de que me pesé. Después de las Navidades peso 100 kilos. ¡Nunca había visto las tres cifras! Ahora mismo de lo que quiero hablar es de la báscula.

¿El humor tiene límites?

Los límites los tiene uno mismo. Lo difícil es ponérselos a los demás. Creo que últimamente los humoristas pasamos más tiempo hablando sobre los límites del humor que haciéndolo. Hay cosas con las que yo no haría humor. Por ejemplo, sobre la violencia de género. Pero no se lo quiero decir a otro, porque si él es capaz de hacerlo bien, con gusto y ayudando a visibilizar el problema... Que lo haga. Creo que decimos mucho: "Esto no tiene gracia". En lugar de: "Esto no me hace gracia".

¿Qué cosas no le hacen gracia?

No me hacen gracia las cosas de humor en redes sociales serias. Un partido político tendría que tener otra red social si quiere hacer humor. Porque si hay cinco publicaciones serias y una de humor, puedo liarme.

Lo siento, pero tenemos que hablar de Nunca os olvidaremos.

Esa es mi vida últimamente, te aseguro que ese espectáculo nunca lo olvidaremos [ríe].

¿Cómo lo ha vivido?

He salido escoltado al escenario. Teníamos que ir con un protocolo de seguridad, estar tres horas antes en el teatro... Me ha afectado hasta físicamente. He visto cómo se amenazaba. Hace mucho que dejé de hablar del sketch en cuestión. En el momento en el que alguien amenaza, yo quiero estar en el lado del otro.

¿Pecamos de ser muy políticamente correctos?

Más que eso es que vemos salir a un humorista al escenario y ya hay muchos que piensan "a ver si me ofende" en vez de "a ver si me hace reír". Si quieres ofenderte, te ofendes. Cualquier español bien investigado va tres meses a la cárcel. Si alguien intenta hacernos reír hay que darse cuenta y ponernos en su situación. Yo creo que muy pocos humoristas salen a ofender.

¿Tuvo otras malas experiencias en este sentido?

No, porque creo que la gente se ofende con la persona a la que ven que hacer sufrir. Si ves que dices "te has pasado", "no iré a verte" o "boicot", y le haces daño, lo vuelves a hacer. Yo no leo nada de las redes sociales ni contesto, son redes asociales para mí. Yo viajo con Dani Mateo y no le dicen nada por la calle. El problema es en las redes sociales. A mí me dan igual, entonces no me molestan.

En las redes también hay muchas personas haciendo humor...

Una vez que esa gente gane muchos seguidores y se haga personaje público, ya no le van a dejar hacer humor. Te analizan, recogen tu tuit, capturas de pantalla...

¿Echa de menos el anonimato?

No, porque no sé lo que está pasando conmigo. Me ha llegado esto de las polémicas en un momento en el que, por ley natural, me fui a un sitio más blanco, hablo de mis hijas y de mí mismo. Antes me metía en más líos. Me ha pillado la subida del nivel de ofensa cuando menos ofensivo estoy siendo.

Siempre pueden rebuscar en sus redes...

¡Pero eso no vale! El otro día estuve viendo una película de Manolo Escobar y, ahora mismo, iría a la cárcel por ella. Si buscan en el pasado, solo espero que la gente sepa que eso se dijo en el pasado.

¿Cómo combinar la evasión y la sátira en el humor?

Yo, desde el primer momento, busco la risa del público desesperadamente. No cierro puertas, sacrifico la coherencia y la sátira en el monólogo por llegar a ella cuanto antes. Cuanto más alta sea la risa, y con menos palabras, mejor.

¿Comprende la retranca?

He actuado mucho en Galicia este año con Touriñán o David Amor y me he ido al patio de butacas a verlos. La voy entendiendo y me parece graciosísima. La conexión que hay entre el cómico gallego y el público es muy especial, pasa en muy pocos sitios.

J.J. Vaquero: "Salí escoltado al escenario"
Comentarios