La Xunta propone al Gobierno tres opciones que evitan el colapso de tráfico en Pedrafita

La alternativa prioritaria es una conexión entre la N-6 y la A-6 que permita usar los túneles
Alternativas para evitar el colapso de tráfico en Pedrafita tras el derrumbe. EP
photo_camera Alternativas para evitar el colapso de tráfico en Pedrafita tras el derrumbe. EP

La Consellería de Infraestruturas propondrá al Gobierno central tres alternativas para solucionar los problemas por la acumulación de tráfico, especialmente de transporte pesado, en la travesía de Pedrafita a raíz del colapso del viaducto de Castro, en la autovía del Noroeste (A-6). La propuesta prioritaria consiste la construcción de un ramal de conexión entre la N-6 y la A-6, de modo que se pueda volver a la autovía antes del túnel de Pedrafita y tras pasar el puente derrumbado. Esta trazado iría desde la salida del túnel hacia Madrid a la N-6, por la que se transitaría la mínima longitud posible.

Esta vía sería utilizable por los transportes especiales, que actualmente no pueden pasar por la zona. El coste de esta actuación se estima en 1,46 millones y, según los cálculos iniciales, podría estar disponible en el plazo de tres meses. Desde la Consellería de Infraestruturas, cuya responsable es Ethel Vázquez, se considera la opción "más eficaz".

La segunda alternativa contempla la creación de una variante de Pedrafita para que los transportes especiales puedan transitar por ella y no atascar la N-6 en caso de avería. Permitiría rebajar el coste y el plazo de la primera alternativa porque aprovecha viales existentes. Su coste se estima en 150.000 euros y con ella se evita el tránsito por la parte más poblada de la localidad. Tiene la desventaja de que no aprovecha los túneles.

La tercera alternativa prevé habilitar en doble sentido de circulación el ramal de salida de la A-6 en sentido Galicia, de modo que los vehículos se puedan reincorporar a la autovía antes de los túneles. Es de muy sencilla ejecución. La consellería hará de forma inmediata una simulación para confirmar que los transportes especiales pueden ejecutar este giro. Esta opción podría aglutinar el tráfico y los transportes especiales pasarían por la travesía en horario de madrugada, algo que ahora no se permite por temor a que uno de ellos quede atascado y sin alternativa para el tráfico. El coste sería pequeño, ya que este cambio se podría ejecutar con medios de conservación de carreteras.

En las tres alternativas hay un tramo de N-6 que se utilizaría por los transportes especiales. Si uno de estos vehículos se bloquea por avería, para esa circunstancia puntual habría que desviar la circulación por la antigua N-6, a la que se puede acceder desde la A-6 antes del viaducto de Castro, y que conecta con la glorieta de entrada en Pedrafita.

La Axencia Galega de Infraestruturas lleva días trabajando en la búsqueda de soluciones a los problemas del transporte. Los vehículos especiales, como los que trasladan palas y componentes eólicos, se ven obligados a acceder a Galicia por la A-52, lo que triplica los costes del viaje.

Al igual que se hizo en marzo cuando se derrumbó un tramo de carretera autonómica de acceso a O Courel, en que se habilitó un desvío provisional, la Xunta elaboró estas propuestas ante la evidencia de que el arreglo del viaducto colapsado se prolongará en el tiempo, más aún si se tiene en cuenta que no se accedió aún al terreno para realizar la ingeniería forense que permita conocer las causas de lo sucedido. "A situación actual non se pode manter de xeito indefinido por motivos de seguridade e polo seu impacto económico", indican desde Infraestruturas.

Los técnicos de la Axencia Galega de Infraestruturas efectuaron un estudio de movilidad con la información disponible sobre vías que son de titularidad del Ministerio de Transportes para diseñar las tres alternativas viables para sacar el tráfico del núcleo de Pedrafita. Las propuestas se trasladarán al Gobierno central para su análisis y contribuir así a que se agilice la toma de decisiones y la puesta en marcha de respuestas.

Xunta y Ministerio se reunirán el jueves para abordar las posibles soluciones
La conselleira de Infraestructuras y Movilidad, Ethel Vázquez, se reunirá el jueves que viene con representantes del Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana para abordar las posibles soluciones al derrumbe del viaducto de O Castro, en la A-6.

Así lo ha anunciado el presidente de la Xunta, Alfonso Rueda, tras la reunión semanal del gobierno gallego, en la que ha informado de que este jueves ha recibido una llamada de la secretaria de Estado de Transportes, Isabel Pardo de Vera, que será la coordinadora e interlocutora del ministerio sobre este asunto.

La Xunta ha remitido al ministerio sus propuestas para solucionar "en el menor tiempo posible" el problema de tráfico que ocasiona este derrumbe, ha dicho Rueda, quien ha apuntado que "lo lógico" será derrumbar el tablero del viaducto que queda en pie, entre los dos que cayeron, y "no esperar a que caiga".

Comentarios