Transportes apura las obras en Castro con vistas a reabrir la A-6 ya este mes

Los operarios trabajan en la reconstrucción del puente en sentido Madrid, ahora centrados en el firme, y ya se eliminó el polémico desvío habilitado para vehículos ligeros en Pedrafita
Apenas queda rastro de la rampa habilitada por el ministerio para que los vehículos ligeros evitasen atravesar Pedrafita. SEBAS SENANDE
photo_camera Apenas queda rastro de la rampa habilitada por el ministerio para que los vehículos ligeros evitasen atravesar Pedrafita. SEBAS SENANDE

Los trabajos en la A-6 a la altura de Castro, en Vega de Valcarce, y en las inmediaciones de Pedrafita do Cebreiro avanzan a buen ritmo con el objetivo de reabrir este mes el viaducto en sentido Madrid. El puente ya se ve totalmente levantado, con la plataforma completada, por lo que los operarios se afanan ahora en rematar el firme de la calzada para que pueda volver a operar a lo largo de este mes.

De lograrse, se cumplirían los plazos que avanzaba el Ministerio de Transportes cuando se desgranaron las causas de los colapsos sufridos en junio de 2022: habilitar el viaducto más corto antes de acabar 2023. Para el largo, el de sentido A Coruña, se barajaba, y se sigue haciendo, el año 2024, toda vez que el pasado mes de junio se anunciaba que ambos puentes serían reconstruidos simultáneamente.

Con todo, y aunque parece estar más cerca el regreso a la normalidad en la frontera entre Lugo y León, la conselleira de Infraestruturas insistía hace una semana que la reconstrucción de la autovía no será total hasta que se pueda volver a circular "polos cinco carrís". Mientras, el desvío habilitado por el Ministerio para que los vehículos ligeros que se dirigían a la Meseta evitasen atravesar Pedrafita ha desaparecido casi en su totalidad. Esta rampa fue muy cuestionada por la Xunta y los transportistas, que inicialmente tenían que pasar por ella pese al 12% de pendiente y a una pronunciada curva que dificultaba la circulación de transportes pesados.

Comentarios