El atropellado en la prueba ciclista de Os Ancares fue operado, pero sigue en estado grave

La Guardia Civil investiga como atropello intencionado el siniestro en el que Santiago Seijas resultó herido
Lugar del atropello a Santiago Seijas. EP
photo_camera Lugar del atropello a Santiago Seijas. EP

La víctima del atropello que se produjo durante la celebración de la última edición del Ancares Cycling Marathon, Santiago Seijas, permanece ingresado en el Hospital Universitario Lucus Augusti de Lugo (Hula) con pronóstico grave tras ser operado este lunes a causa de la hemorragia intracraneal que sufrió en el accidente.

Seijas, uno de los organizadores de la prueba y presidente del club ciclista Cidade de Lugo, quiso dar el alto a un vehículo que no respetó las medidas de seguridad en un tramo de la carrera y acabó siendo atropellado por un vecino de la zona que hizo caso omiso de sus órdenes. A consecuencia del golpe, Seijas sufrió diversas heridas graves en la cabeza y en las piernas que obligaron a la movilización de una ambulancia cercana para estabilizarle en la zona del accidente y de un helicóptero para su traslado al Hula.

La Guardia Civil investiga el caso como un atropello intencionado, si bien el conductor del vehículo no fue detenido, como creían testigos presenciales al ver marcharse al conductor con los agentes. La investigación deberá ahora determinar si fue un hecho intencionado o no.

El impacto se produjo en la LU-P-1407 a su paso por la parroquia de Mosteiros, en Cervantes. El objetivo de Santiago Seijas no era otro que evitar que el vehículo entrara en zona de carrera y pudiera atropellar a alguno de los participantes de la Ancares Cycling, pero la víctima fue él.

Al lugar del accidente acudieron miembros de la Protección Civil y agentes de seguridad ciudadana de la Guardia Civil para levantar atestado de lo sucedido.

Ahora, la propia Guardia Civil mantiene abierta una investigación para dilucidar las causas del accidente y comprobar si fue intencionado o si el conductor del vehículo no vio a Santiago Seijas. La conversación de los agentes con el autor del atropello empujó a algunos testigos a creer que fue detenido, pero no fue el caso.