domingo. 20.09.2020 |
El tiempo
domingo. 20.09.2020
El tiempo

Dos robles de Cervantes se caen del catálogo gallego de Árbores Senlleiras

Trabajos de poda realizados en 2019 para intentar salvar el centenario Caroco.
Trabajos de poda realizados en 2019 para intentar salvar el centenario Caroco.
Los dos ejemplares centenarios sufrieron daños a causa de un temporal de nieve en octubre de 2018 y no han vuelto a brotar

Los habitantes de Quindous lloran la desaparición de dos de sus vecinos más longevos y que suponían uno de los mayores atractivos para atraer visitantes a la conocida como Praza do Campo de este núcleo cervantego. Se trataba de dos de los robles más longevos de Galicia a los que la Xunta acaba de eliminar del Catálogo Galego de Árbores Senlleiras, tal y como anuncia el DOG en su edición del pasado día 14.

Tanto del emblemático Caroco como del que fue su compañero durante más de cinco siglos ya solo queda el esqueleto de madera en forma de tronco hueco. Ambos ejemplares resultaron seriamente dañados durante un temprano temporal de nieve en octubre de 2018. Con sus copas todavía llenas de hojas, ninguno de los dos ejemplares pudo aguantar el peso de la nieve y sus gruesas ramas y parte del tronco acabaron por partirse irremediablemente.

Aunque en los meses posteriores, la Diputación realizó en varias ocasiones tareas para intentar recuperar ambos ejemplares, finalmente los dos están totalmente secos y, además de no haber vuelto a brotar, corren el riesgo de resquebrajarse definitivamente en caso de un nuevo temporal.

El alcalde de Cervantes, Benigno Gómez Tadín, lamenta la pérdida de los dos robles que, junto con otros dos árboles de gran envergadura, dotaba a la Praza do Campo de Quindous de un gran interés botánico.

"A lenda di que Caroco foi plantado polo señor de Quindous cando fundou este núcleo dos Ancares xusto despois de librar a batalla de Covadonga, coa que se iniciou a reconquista, no século VIII", explica el regidor cervantego.

Posiblemente, resulte exagerado situar el origen del árbol en época tan remota, aunque, no obstante, los expertos sitúan la edad de Caroco en «700 ou 800 anos, mentres que a outra árbore debe ser un pouco posterior», señala el alcalde.

De lo que no cabe duda es que Quindous pierde a dos de los símbolos que ayudaron a poner a este núcleo, otrora capital del municipio, en el mapa.

O SAVIÑAO. Otro ejemplar que deja de estar en el catálogo de Árbores Senlleiras es la Nogueira de Licín, en O Saviñao. Este árbol, que tenía unos 8 metros de perímetro y unos 500 años de edad, resultó dañado en un temporal en 2014. Aunque desde entonces se realizaron varios intentos para recuperarlo, los esfuerzos resultaron finalmente infructuosos.

Dos robles de Cervantes se caen del catálogo gallego de Árbores...
Comentarios