Pesar en A Fonsagrada por la muerte del anciano que se despeñó en un monte

Pedro Fernández era muy conocido porque regentó durante años una cantina en Maderne y fue chófer en una ruta de transporte escolar
Algunos de los efectivos movilizados y la zona por la que cayó el anciano. EP
photo_camera Algunos de los efectivos movilizados y la zona por la que cayó el anciano. EP

A Fonsagrada ha recibido con hondo pesar la noticia del fallecimiento del nonagenario Pedro Fernández, que se despeñó el domingo en un monte en Maderne, parroquia donde residía, y que fue ingresado en el Hula tras un complejo rescate que obligó a un amplio despliegue de medios. El hombre murió en la noche del lunes al martes en ese centro hospitalario.

El anciano, de 92 años, era muy conocido porque regentó durante muchos años una cantina en Maderne. Además, también fue chófer en una ruta de transporte escolar del municipio. La comitiva fúnebre con sus restos saldrá del tanatorio Regueiro en la tarde de este miércoles, a las cuatro y media, hasta Maderne, donde se celebrará el funeral en su memoria y será enterrado en el cementerio parroquial.

El pasado domingo, familiares del nonagenario empezaron a buscarlo al ver que no volvía a casa al mediodía para comer, después de uno de sus habituales paseos. Tras peinar varias zonas sin éxito, sobre las seis de la tarde vieron indicios de que podría haber caído monte abajo en un lugar donde la familia tiene colmenas. Al asomarse al sendero abierto entre el matorral lo vieron al fondo de la ladera, a unos 50 metros, enganchado a la maleza y al borde de un terraplén.

Tras recibir el aviso, el 112 movilizó a agentes de la Guardia Civil del puesto de Castroverde, bomberos de Sarria, operarios del Concello y personal sanitario. Los efectivos de emergencias tuvieron que acceder a la zona en la que estaba el anciano por la ladera de enfrente, que hubo que rozar, usaron cuerdas para descenderlo en camilla a una zona accesible y lo llevaron en todoterreno hasta donde esperaba una ambulancia.