domingo. 20.09.2020 |
El tiempo
domingo. 20.09.2020
El tiempo

"Pensé que perdía a mi hijo"

Una vecina de Baralla denuncia el brutal ataque de un perro a su pequeño, de 7 años, que recibió 32 puntos de sutura en la cara

"Pensé que había perdido a mi hijo", precisa la madre de un menor que el pasado 16 de agosto fue atacado por un perro en Baralla, tratando de poner en palabras el miedo y la angustia que vivió al ver a su pequeño, de siete años, "en el suelo, y a la perra encima". Hoy puede alegrarse al comprobar que su hijo "está bien, contento", pero eso no aleja los temores frente a las posibles secuelas o el trauma que lo ocurrido pueda suponer para el niño.

pitbull boxerEsta vecina de Baralla recuerda que ese día, en torno a las once de mañana y delante de su propia casa, a la que regresaban ella y su hijo, este, como ya había hecho en otras ocasiones, se acercó a acariciar a la perra de un vecino, que estaba suelta y sin bozal en una finca. "Me giré un momento para abrir la puerta y oí un chillido", dice. La persona que estaba con la perra logró apartarla, pero no antes de que su ataque provocase importantes heridas en el rostro del pequeño, que requirieron de 32 puntos de sutura.

Llevó a su hijo al hospital y, una vez le prestaron la necesaria atención médica, pudo regresar con él a su casa. Sin embargo, unos días después las heridas se infectaron, por lo que el pasado 23 de agosto fue necesario ingresar al pequeño, que tuvo que permanecer hospitalizado durante nueve días, tal y como precisa su progenitora.

Superada la angustia y la incertidumbre de los primeros momentos y las complicaciones de las primeras semanas tras el ataque, en las que su única preocupación fue la recuperación de su hijo, esta vecina de Baralla ha decidido presentar una denuncia ante la Guardia Civil de lo ocurrido, pese a que no todos hayan entendido su forma de proceder.

Precisa que a su hijo, que dice que de mayor quiere ser veterinario, le encantan los animales y considera que "todos los perros son una monada"

"Yo no voy en contra de nadie, lo único que intento es defender el interés de mi hijo", asegura esta mujer, cuyas visitas al médico con su pequeño continúan, para poder determinar los próximos pasos a dar de cara a la recuperación tanto física como psicológica del menor.

Precisa que a su hijo, que dice que de mayor quiere ser veterinario, le encantan los animales y considera que "todos los perros son una monada". En su casa siempre los ha habido y hoy mismo tienen dos de raza pequeña. La perra que lo atacó no era una desconocida para el niño, que ya se había acercado en otras ocasiones a ella para acariciarla, razón por lo que ese día ella no se preocupó, sin poder hallar aún una explicación a lo ocurrido.

Según precisa, creía que se trataba de un animal de raza boxer, pero los propietarios, que el día de los hechos no se encontraban en Baralla, al parecer le detallaron que se trataba de un cruce con un pitbull.

Tras su denuncia, la Guardia Civil ha abierto una investigación para tratar de esclarecer lo ocurrido y determinar si pudo haberse producido algún tipo de infracción. Así, se prevé identificar y tomar declaración al titular del animal, además de comprobar que disponga de toda la documentación de la perra en regla y se cumpla la normativa.

La asociación animalista Libera, deseándole "una pronta y satisfactoria recuperación al niño afectado", reclama la "no criminalización de los animales ante casos muy puntuales"

Desde la Guardia Civil también precisan que la hipotética retirada del animal, en caso de producirse si se comprobase la existencia de algún tipo de irregularidad o delito, sería competencia municipal. A este respeto, desde el Concello de Baralla puntualizan que tienen un convenio con una protectora para la recogida de animales, pero que por el momento no han recibido ningún tipo de notificación en relación a este caso.

La asociación animalista Libera, deseándole "una pronta y satisfactoria recuperación al niño afectado", reclama la "no criminalización de los animales ante casos muy puntuales" tras lo que ven como "un nuevo suceso causado presumiblemente por una negligencia particular".

Libera incide además en rechazar la denominación de perros "potencialmente peligrosos", al entender que "unas condiciones físicas no predisponen agresividad ni violencia" y pide a la Xunta que adopte medidas de sensibilización "para dar a conocer el comportamiento, respeto y reacciones de los animales".

"Pensé que perdía a mi hijo"
Comentarios