Los lobos devoran un mastín cerca de una casa de A Fonsagrada

El ataque se produjo a 50 metros de la vivienda de los dueños del cachorro, que estaba con otro ejemplar de su edad que se pudo salvar
Restos del perro atacado. EP
photo_camera Restos del perro atacado. EP

Un nuevo ataque del lobo se cobró la vida de un pequeño mastín de tres meses que apareció devorado a tan solo 50 metros de la vivienda de sus propietarios, en el lugar de Fornos da Cal, muy cerca del núcleo urbano de A Fonsagrada.

Según el dueño del cachorro, el suceso pudo ocurrir a primera hora de la mañana del jueves, ya que, según explica Manuel Monjardín, el otro perro que se encontraba en el lugar —también un mastín y de unos tres meses— llegó "despavorido á casa sobre as 7.30 ou 8.00 da mañá", aunque no sufrió daños físicos. Así mismo, el hombre cree que pudieron ser varios lobos los que atacaron el animal, cuyos restos —tan solo quedaron la cabeza, la columna vertebral y la cola, así como algún hueso más— se encontraron desperdigados por la zona.

Ambos perros estaban en ese momento en una finca cercada con tela metálica y dos hilos de pastor eléctrico, vigilando las vacas y los terneros, en total unas 90 cabezas de ganado que en esta ocasión no sufrieron daños, si bien los animales se encontraban visiblemente alterados.

Con todo, Manuel Monjardín reconoce que la presencia del lobo en la zona en la que reside es frecuente y "é rara a semana na que non haxa algunha baixa por aquí", aunque nunca había sufrido una pérdida semejante.

El propietario del can devorado lamenta además que "estamos rodeados polo lobo" y la desprotección por parte de la Administración, mientras pone el foco en que este ataque se produjo en un prado situado "a só 200 metros do Camiño de Santiago", cuyo itinerario Primitivo pasa por el núcleo de A Fonsagrada.