Un incendio forestal calcina unas 65 hectáreas de monte en A Fonsagrada

El fuego, declarado en la noche del miércoles en la parroquia de Pacios, ha afectado a una zona próxima al núcleo de Brañas
Área afectada en el incendio de A Fonsagrada, este jueves. EP
photo_camera Área afectada en el incendio de A Fonsagrada, este jueves. EP

La parroquia fonsagradina de Pacios vivió el mayor incendio forestal de la primavera en la provincia de Lugo, ya que, hasta el momento, solo se registró otro que afectó a 15 hectáreas entre Abadín y Mondoñedo a principios de este mes, si bien en lo que va de año el más grave por extensión se produjo entre los municipios de Trabada y Ribadeo en febrero, cuando la caída de varias líneas eléctricas a causa del temporal Karlotta ocasionaba varios focos y calcinaba 190 hectáreas de superficie.

En este caso, las llamas se llevaron un total de 65 hectáreas, en su gran mayoría de monte raso y apenas 15 de superficie arbolada, tal y como detallaban desde la Consellería do Medio Rural.

El fuego se inició alrededor de las 22.30 horas del miércoles y, pese a que las temperaturas fueron relativamente bajas, el fuerte viento que soplaba hizo que este se extendiera con facilidad por el matorral y los arbustos. Afortunadamente, tal y como explicaba ayer el alcalde de A Fonsagrada, Carlos López, en ningún momento se llegaron a ver comprometidas las viviendas.

Hace días, entre Abadín y Mondoñedo ardieron 15 hectáreas, pero el fuego más grave fue en Trabada y Ribadeo en febrero, con 190

Y es que los núcleos más próximos, que son Pastoriza y Pedrouzos, se encuentran a suficiente distancia y el incendio se pudo controlar antes de que se acercase a las casas. Según informaron desde Medio Rural, hasta el lugar se desplazaron un técnico, tres agentes, 13 brigadas, ocho motobombas y un tractor, que trabajaron durante horas para dar por estabilizado el fuego a las 9.10 de este jueves y extinguirlo pasadas las 15.30.

Este incendio se suma a otros tres de importantes consideraciones en lo que va de semana. El de más entidad, por extensión, fue el de Crecente, en Pontevedra, que entre el lunes y el miércoles calcinó 170 hectáreas, mientras que en el ocurrido en el municipio ourensán de Oímbra, muy cerca del límite con Portugal, ardieron 23,5 hectáreas y en el originado en el parque natural de O Xurés, en el concello de Entrimo, se vieron afectadas dos hectáreas y media.

La nueva conselleira de Medio Rural, la exalcaldesa de Guntín María José Gómez, considera que es muy probable que en todos estos casos esté detrás la mano del hombre, ya que todos ellos se produjeron en un escenario de tiempo seco, con viento fuerte y nordés. De hecho, en el incendio de Crecente todo apunta a que fue intencionado, ya que se originó en tres focos de forma simultánea. Así mismo, Gómez agregó que "non se pode predicir" si la temporada será más virulenta que la de los anteriores veranos.

Comentarios